(CNN Español) - Este domingo, José 'Pepe' Mujica le entrega la presidencia de Uruguay a quien fue su predecesor y ahora es su sucesor, Tabaré Vázquez. Mujica termina su administración como uno de los mandatarios de izquierda más respetados en Latinoamérica y el mundo, y un presidente que sin duda se destacó por su estilo muy particular de gobernar.

Mujica, quien suele opinar sin rodeos sobre los conflictos políticos en la región, se refirió a la crisis política de Venezuela. "Hay que luchar desesperadamente para que Venezuela vaya labrando las contradicciones en el cumplimiento profundo de su Constitución", dijo en entrevista con Darío Klein para CNN en Español.

Según Mujica, "si (los venezolanos) se salen de lo esencial de la Constitución", tienen la opción de la elección legislativa este año.

Además, "tienen vigente una institución que no existe en ningún otro lugar de América: el plebiscito revocatorio, un instrumento formidable para encauzar las tensiones políticas".

Pero Mujica advierte que si "se meten en el experimento de que tienen que voltear el gobierno y tener un golpe civil, me parece que las consecuencias pueden ser jodidas".

"Son jodidas si el gobierno se cierra al no cumplimiento de la cuestión constitucional, también", señaló el saliente mandatario uruguayo.

No a la intervención 

Poniendo en consideración conflictos en otros países del mundo en los que han intervenido actores extranjeros, Mujica fue rotundo: "Le tengo que pedir al mundo que no se meta".

"La salida violenta hoy sirve para que sufra la gente".

El mandatario dijo que es claro que el gobierno venezolano "no se va a dejar tirar" y que si, se fuerza la situación, "podemos desatar que haya un golpismo de izquierda, que no conviene a nadie".

"Las fuerzas armadas en Venezuela son esencialmente chavistas, eso hay que entenderlo. Respétenlos, déjenlos en los cuarteles, no obliga a que eso tenga que salir a la calle".