CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Corte Suprema de EE.UU. enfrenta nueva realidad por la igualdad en el matrimonio

Por Jeffrey Toobin

(CNN) —  Los jueces de la Corte Suprema practican la política tanto como la ley… y eso quedará más claro que nunca cuando el tema del matrimonio entre personas del mismo sexo se presente ante la corte el martes.

La opinión pública sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo ha dado un vuelco desde que la Corte Suprema Judicial de Massachusetts inicialmente legalizara la práctica en 2003. La abrumadora oposición se ha convertido en un importante apoyo de la mayoría, especialmente entre los jóvenes de todas las tendencias políticas. Incluso el nombre del tema ha cambiado a… igualdad en el matrimonio.

Por supuesto, la Constitución no ha cambiado desde 2003, un punto que seguramente será mencionado por quienes se oponen al matrimonio entre personas del mismo sexo, como el juez Antonin Scalia. Para los originalistas como Scalia —quienes creen que la Constitución debe interpretarse sólo como se entendió originalmente por los artífices— la idea de que exista un derecho constitucional al matrimonio entre personas del mismo sexo es un anatema.

Para ellos, la Constitución solo significa lo que significó para los que la escribieron, y James Madison (o los autores de la enmienda no. 14, justo después de la Guerra Civil) nunca reflexionaron si le estaban otorgando a las personas homosexuales el derecho a casarse.

Pero la Corte Suprema siempre se ha tratado acerca de mucho más que las intenciones de los artífices. Y la opinión pública es solo uno de los factores extrajudiciales que los jueces a veces toman en consideración.

En 1954, la Corte Suprema emitió un fallo por unanimidad en relación a que las escuelas públicas ya no podían segregar a los estudiantes por raza, a pesar de que los autores de la enmienda no. 14 claramente consideraban que segregar las escuelas era permisible.

El presidente de la Corte Suprema, Earl Warren, quien escribió la opinión en el caso Brown vs. el Consejo de Educación, reconoció que el mundo había cambiado, especialmente a la luz de la Guerra Fría. Warren sabía que las escuelas segregadas perjudicaban la reputación de Estados Unidos en la lucha por los corazones y las mentes alrededor del mundo, y dirigió la corte como corresponde.

Los motivos de Warren no tenían nada que ver con las intenciones de los artífices, y tenían poco que ver con las palabras de la propia Constitución, pero este tipo de motivaciones han sido comunes a lo largo de la historia de la Corte Suprema.

Existen riesgos, por supuesto, cuando los jueces se guían por más que el texto y la historia de la Constitución. Al igual que todos los demás, los jueces tienen instintos imperfectos cuando se trata de medir las actitudes públicas.

La jueza Ruth Bader Ginsburg es una ferviente partidaria del derecho al aborto para las mujeres, pero ella ha expresado reservas sobre la decisión de la corte en el caso Roe vs. Wade, el fallo de 1973 que exigía que los 50 estados legalizaran el aborto. Ella ha argumentado que la corte interrumpió un proceso político para la legalización que ya estaba en marcha, y que el caso provocó un contragolpe que terminó perjudicando la causa de los derechos al aborto.

Su posición es discutible en varios puntos. Los derechos al aborto no estaban en su fase ascendente en todas partes en los años setenta, y los oponentes ya estaban bien movilizados. Pero las dudas de Ginsburg sobre Roe han funcionado como un importante telón de fondo para la consideración de la Corte Suprema de los matrimonios entre personas del mismo sexo.

Aun así, cuando se trata de las decisiones de la Corte Suprema, por lo general es seguro apostar que la mayoría de los jueces se pondrán del lado que la mayoría del público favorece. En cualquier caso, mientras entramos a la discusión, parece que la mayoría de los jueces ya han tomado una decisión.

Después de que la corte decidiera el caso Estados Unidos vs. Windsor en 2013, el cual invalidaba la mayor parte de la ley de 1996 conocida como la Ley de Defensa del Matrimonio, más de una docena de tribunales federales de distrito de todo el país dijeron que el razonamiento de ese caso requería la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo . Estos jueces permitieron que estos matrimonios comenzaran a celebrarse en todo el país. Los partidarios de las leyes existentes fueron a la Corte Suprema y pidieron suspensiones de los fallos de los tribunales inferiores, debido a que los jueces mismos aún no habían permitido que los matrimonios se llevaran a cabo.

Pero en cada caso, la Corte Suprema negó las suspensiones y permitió que los matrimonios entre personas del mismo sexo procedieran; esos matrimonios ahora son legales en 37 estados y en el Distrito de Columbia. En una breve opinión disidente generada por el hecho de que no se otorgaran las suspensiones, el juez Clarence Thomas sugirió que el tema ya había sido resuelto en las mentes de sus colegas. “Esta aquiescencia [en permitir que los matrimonios procedan] bien podría ser vista como una señal de la resolución que la corte le pretende dar a esa pregunta”, escribió Thomas. “Esta no es la forma correcta de cumplir con nuestras… responsabilidades”.

Pero Thomas solo atrajo a Scalia para que se uniera a su desacuerdo, al sugerir que incluso los jueces conservadores John Roberts, el Juez Presidente, y Samuel Alito sabían que algo estaba a punto de suceder.

En cualquier caso, en la presentación oral, tendremos una idea de lo que los jueces piensan respecto al tema. Pero ya sabemos que su decisión, como tantas otras en la historia de la corte, se basará en mucho más que el texto de la Constitución.