Collins jugó 50 partidos con los All Black, el equipo nacional de rugby de Nueba Zelanda.

(CNN)– La estrella de rugby de Nueva Zelanda Jerry Collins y su pareja, Alana Madill, fallecieron en un accidente de coche en Francia.

Su hija Ayla, una bebé de tres meses, está en estado crítico en un hospital.

El manager de Collins, Tim Castillo, emitió una declaración en nombre de la familia, en la que dijeron estar "consternados por la muerte de un hijo muy querido, hermano y amigo, y de su compañera Alana".

"Obviamente es un momento terriblemente difícil para ellos y junto con la selección de rugby de Nueva Zelanda estamos haciendo todo lo que podamos para apoyarlos", dijo Castillo.

Nacido en Samoa, el jugador de 34 años, debutó en el Super Rugby con los Hurricanes y luego con los All Blacks, el equipo nacional de Nueva Zelanda, en 2001, según el sitio web del equipo.

Jugó 74 partidos para con el Hurrricanes y 50 con los All Blacks, antes de retirarse después de la Copa del Mundo de Rugby 2007.

Collins salió de Nueva Zelanda en 2008 para jugar al rugby en Japón y Francia, donde firmó con el club Narbonne a principios de este año.

Tras darse a conocer la notica de su muerte, los homenajes fluyeron desde el mundo del rugby.

"Jerry Collins es una leyenda indiscutible del juego", dijo Greg Peters, director ejecutivo de SANZAR -selecciones de rugby de Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia-.

"Él inspiró a todos los que le rodean con su pasión y amor por el juego a lo largo de una carrera muy decorada para el club y el país."