CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

Por qué Waterloo aún nos fascina a 200 años de la batalla

Por Andrew Roberts

Andrew Roberts es el autor de «Napoleon: A Life». Las opiniones expresadas son únicamente suyas.

(CNN) — El bicentenario de la batalla de Waterloo el jueves se conmemora a lo largo de Gran Bretaña este mes, con cientos de recepciones, discursos, fogatas, exposiciones en museos, programas de radio y televisión, series de charlas universitarias, servicios en iglesias, subastas, publicaciones de libros y la demás parafernalia de una inmensa celebración pública.

Sin embargo, lo que me ha impresionado de manera más poderosa es cuántas personas están organizando cenas privadas para sus amigos en sus propias casas, en las que harán un brindis por las victorias del duque de Wellington.

En todo el país, las personas están sacando sus objetos de interés familiar y se los están mostrando a los vecinos con orgullo. Solo esta semana, di un discurso en Oxford acerca del famoso baile previo a Waterloo de la duquesa de Richmond. Ahí, una dama que es descendiente de la amante de Wellington, Lady Frances Wedderburn-Webster, trajo el chal que usó para ir al baile en aquella noche fatídica.

Wellington tuvo razón en decir que la batalla fue «la batalla más reñida que habrás visto en tu vida». Y aunque solo ganó debido a los aliados belgas, holandeses y especialmente prusianos de Gran Bretaña, el precio fue muy alto.

Waterloo encendió la espoleta de la terrible fuerza del hipernacionalismo alemán, y su derrota requirió el sacrificio del imperio británico 130 años después. Aunque en aquella época, la batalla parecía ser simplemente la última en una serie de tradicionales luchas dinásticas y territoriales, Waterloo en realidad marcó el inicio del mundo moderno. Y como Winston Churchill lo predijo a finales del siglo XIX, «Las guerras de las personas serán más terribles que las guerras de reyes».

El Tratado de Viena que surgió después de Waterloo le dio a Gran Bretaña la Colonia del Cabo, Trinidad, Ceylon y varias posesiones africanas y asiáticas, los puntos nodales de lo que rápidamente se convertiría en un enorme imperio oceánico.

Mientras la Bandera de la Unión ondeara sobre el castillo en Ciudad del Cabo, la Marina Real siempre podría mantener abiertas las rutas comerciales hacia la India Británica. Luego de Waterloo, Francia regresó a las mismas fronteras que tenía antes de la Revolución, y más adelante en ese siglo solo se le permitió ocupar colonias menores y tangenciales, a menudo con más arena que materia prima.

Debido a que había bajos índices de natalidad, una industrialización mediocre con respecto a Gran Bretaña, marinas pequeñas, colonias generalmente improductivas, crisis políticas endémicas (a menudo generadas por personas con fantasías napoleónicas) y derrotas militares regulares —más espectacularmente en 1870-71, 1940 y 1954— Francia se encontraba en una trayectoria descendiente desde que la Guardia Imperial de Napoleón cayó en Waterloo.

Incluso su victoria en la Primera Guerra Mundial fue obtenida únicamente después de la masacre de Ypres; en total, 1,4 millones de franceses murieron en el conflicto, contra 880.000 británicos.

Gran Bretaña ha quedado en términos generalmente buenos con Francia desde 1815, ya que ese año aseguró todo lo que necesitaba para su futura grandeza.

El Entente Cordiale funciona, como lo demuestran las expediciones libias y de Mali y el uso del portaaviones de Francia. En cambio, el verdadero enemigo de Francia resultó ser el otro vencedor junto a Gran Bretaña en Waterloo: Prusia.

Sin embargo, aunque a menudo vemos a Waterloo desde la perspectiva británica, y ocasionalmente desde la francesa, casi nunca lo vemos desde el prisma de Prusia. En realidad, sin los prusianos, Wellington no habría peleado la batalla… y probablemente no podría haber ganado si lo hubiera hecho.

La contribución prusiana a la destrucción de Napoleón pronto entró a la mitología del estado prusiano y, junto con las contribuciones del capitán general prusiano August Graf Niedhardt von Gneisenau y el general prusiano Gerhard von Scharnhorst en la Guerra de la Liberación de 1813, se convirtió en una parte integral del mito de fundación del nuevo y poderoso imperio de Otto von Bismarck después de 1870.

El Káiser iba a recordar la victoria prusiana en Waterloo antes de la Primera Guerra Mundial, y las dos cruces de hierro que Adolf Hitler usó en esa guerra, por ejemplo, tenían estampadas la talismánica fecha «1813».

Primero el nacionalismo prusiano, luego su sucesor, el nacionalismo alemán, y en última instancia, su infantil hipernacionalismo, dejarían cicatrices en el siglo XX mucho peores de las que Napoleón dejó en el siglo XIX.

De hecho, si los aliados simplemente hubieran dejado solo a Napoleón en 1815 y lo hubieran contenido en lugar de destruirlo, esta Francia que ya estaba tan debilitada no podría haber representado ninguna amenaza a la paz del continente antes de su muerte a causa de un cáncer de estómago a la edad de 51 años, seis años después.

Para los británicos, la batalla de Waterloo les dio su imperio, pero de igual forma, a la larga, creó las condiciones geoestratégicas que con el tiempo aseguraron que el sol se pondría sobre el mismo. Para los prusianos, la batalla fomentó los sueños del dominio continental que tomó dos guerras mundiales en eviscerar. Para los franceses, extinguió esos mismos sueños, que nunca serían reavivados.

Por lo tanto, es mucho lo que los británicos pueden conmemorar acerca de esa extraordinaria batalla que se llevó a cabo al sur de Bruselas hace 200 años.