CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Racismo

Carolina del Sur aprueba retirar la bandera confederada

Por Ben Brumfield

(CNN)– La bandera confederada, un símbolo de polarización, será retirada del capitolio de Carolina del Sur, después de estar ondeando durante medio siglo.

La madrugada del jueves, la Cámara de Representantes votó 94-20 a favor de removerla, logrando la aprobación final de un proyecto de ley que ya había avalado el Senado a principios de semana.

El proyecto logró más de dos tercios de los votos necesarios, pero la aprobación llegó después de un intenso debate de más de 12 horas, tras una enmienda de un puñado de legisladores.

El proyecto de ley pasa ahora a la gobernadora Nikki Haley, quien ha dicho que va a firmar la ley.

“Es un nuevo día en Carolina del Sur, un día en que todos podemos estar orgullosos, un día que verdaderamente nos une a todos a medida que seguimos como un solo pueblo y un estado”, dijo Haley en un comunicado.

Décadas de batalla

Durante décadas, los afroamericanos y otros grupos han exigido remover la bandera. Para ellos, es un símbolo racista que representa una guerra para defender la esclavitud y, más tarde, una batalla para oponerse a los avances de los derechos civiles.

Pero sus voces fueron ahogadas por los partidarios que argumentaban que es un símbolo de la cultura meridional.

Ese mes pasado todo cambió cuando un hombre armado blanco, de 21 años de edad Dylann Roof, mató a nueve afroamericanos en una iglesia de Charleston.

Después de la masacre, fotos de Roof con la bandera, venerándola como símbolo de la supremacía blanca, se difundieron rápidamente.

El ataque racial desencadenó nuevos llamados para quitar la bandera de la Confederación.

Eso fue hace un poco más de tres semanas.

El martes, el Senado de Carolina del Sur votó 36-3 para remover la bandera.

Meridith Edwards informó desde Columbia, Carolina del Sur, y Ben Brumfield informó y escribió desde Atlanta. Alina Machado también contribuyó con este reporte.