CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

¿Dónde está el dentista Walter Palmer?

Por Ed Payne

(CNN) — El Dr. Walter Palmer no aparece por ninguna parte.

El dentista de Minnesota se ha ocultado en medio del torrente de críticas que ha recibido después de que matara con arco y flecha a un querido león africano.

Probablemente no debería ser ninguna sorpresa; un molesto grupo de personas está pidiendo que su cabeza sea montada en una pared.

CNN llamó a la puerta de su casa en Minneapolis, pero nadie salió a abrirla.

Su clínica, Red River Dental, está cerrada, al menos por ahora. En la puerta se ha acumulado un homenaje de animales de peluche.

Fuerte arremetida en su contra

Cuando Palmer optó por ocultarse, parecía como si el mundo del Internet estuviera en el umbral de su puerta con horcas y antorchas.

La página web de su clínica dental ya no está disponible en línea.

Las críticas en línea están destrozando su negocio.

La etiqueta #WalterPalmer está siendo utilizada para acribillarlo con amenazas e insultos.

La página de Facebook llamada “Shame Lion Killer Dr. Walter Palmer and River Bluff Dental” cuenta con más o menos 7.300 miembros.

¿Por qué hay tanto alboroto?

Palmer está en el punto de mira público después de que el Zimbabwe Conservation Task Force dijera que Cecil, el león, fue atraído fuera de un santuario de animales en Zimbabue y recibió un disparo con una ballesta.

Sin embargo, su muerte no fue inmediata.

Cecil vivió otras 40 horas hasta que los cazadores lo rastrearon y le dispararon con un arma. Entonces fue desollado y decapitado.

Los cazadores también trataron de destruir el collar GPS que Cecil llevaba puesto como parte de una investigación respaldada por la Universidad de Oxford, indicó el grupo de conservación.

“No tenía idea de que el león que maté era un león conocido, un favorito del área, que tenía un collar y era parte de un estudio, sino hasta el final de la cacería”, dijo Palmer el martes en una declaración. “Confié en la pericia de mis guías profesionales locales para asegurar una caza legal”.

Dos zimbabuenses han sido acusados en este caso, y los funcionarios de esta nación africana quieren hablar con Palmer. El dentista encubierto ha indicado que él cooperará, aunque dijo en una declaración que nadie lo ha contactado aún con respecto a la investigación.

La muerte de Cecil no parece ser la primera vez que Palmer se ha metido en problemas mientras está de cacería.

Un hombre del mismo nombre, edad y de la misma ciudad, mató ilegalmente a un oso negro en Wisconsin hace varios años, según documentos del tribunal.

Ese individuo se declaró culpable de intencionadamente hacer declaraciones falsas al Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos, fue sentenciado a un año de libertad condicional y se le ordenó pagar una multa de casi 3.000 dólares, muestran los registros.

En un artículo del New York Times de 2009 acerca de Palmer y sus métodos de caza se dijo que él había cumplido con un año de libertad condicional en el caso por las declaraciones falsas.

El artículo del Times detalló la habilidad y el entusiasmo de Palmer por usar arcos en lugar de armas de fuego para matar animales.

El artículo indicó que “se dice que él es capaz de atravesar un naipe desde una distancia de 91 metros con su arco de polea”, e hizo referencia a la vez que mató a un gran alce con una flecha en el Norte de California.

Fuera de la oficina

El ambiente afuera de Red River Dental era pacífico, pero un poco inquietante el miércoles. Cientos de manifestantes se reunieron allí, informó WCCO, afiliada de CNN.

“Solo vine aquí para expresar mi indignación por lo que hizo”, le dijo Alan Miller a la estación.

Sarah Madison llevó a su hijo vestido con un disfraz de león. “Dije que vendríamos y honraríamos la vida de Cecil”.

En un correo electrónico a sus pacientes, Palmer dijo que bajo las condiciones actuales, ya no era posible mantener su oficina abierta.

“Debido a esa interrupción, me disculpo profundamente por el inconveniente y les prometo que haremos lo que podamos para reanudar las operaciones normales tan pronto como sea posible”, dijo.

Sobre el conjunto de animales de peluche que se encontraba en la puerta, carteles cubrían la fachada de la clínica.

Un cartel preguntaba “Dr. Palmer, ¿por qué mató a Cecil?” Otro decía “Púdrete en el infierno”. Y un tercero tenía la etiqueta #catlivesmatter (Las vidas de los felinos importan).

Las fuertes críticas hacia Palmer incluso provinieron de la mansión del gobernador.

“Estoy tan indignado por ese hombre”, dijo el gobernador Mark Dayton. “Mata a cualquier león, pero ¿atraer a un león como ese fuera del santuario y dispararle? ¿Cómo puede alguien pensar que eso es un deporte? Sencillamente es terrible”.

Mientras siga llegando el torrente de críticas, probablemente pasará algún tiempo antes de que el cazador, quien ahora es un hombre perseguido, sienta que puede salir de su escondite.