CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Los ‘tacos Trump’ y el histórico debate de los precandidatos republicanos

Por Juan Hernández

Nota del editor: Juan Hernández es estratega del Partido Republicano y colaborador y columnista político de CNN en Español. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN Español) – Mis amigos demócratas quieren enfatizar que el primer debate republicano solo fue un evento superfluo en donde hubo 17 expositores sin propuestas claras.

Dicen que el único ganador fue Donald Trump. No fue así.

En nuestra riña semanal, en Directo USA de CNN en EspañolMaría Cardona, exasesora de Hillary Clinton, me dijo que los demócratas se divirtieron mucho comiendo palomitas y viendo a los republicanos enfermos del estómago por el miedo que le tenían a Trump. ¡Para nada, María!

Este debate republicano fue histórico y por muchas razones.

Para empezar, según Nielsen, el debate fue presenciado por un número histórico de ciudadanos – 24 millones de personas (o sea que se vio en un 16% de los hogares de EE.UU., tres veces más que en el último debate en el 2011).  

No sólo fue patrocinado por un canal de televisión (Fox News, que tiende a apoyar a la derecha) sino por ¡Facebook! 

Imposible ser más abierto y democrático. Millones de personas mandaron preguntas y comentarios. No sólo fue un evento republicano. Fue un evento que a través de las nuevas tecnologías alcanzó a la nación.

También fue histórico en cuanto a la cantidad de candidatos que participaron: 17, en total. Hubo un predebate de los siete menos populares (algunos demócratas lo llamaron el debate de Happy Hour). María le llamó el “de los niños”.

El debate principal fue de los 10 republicanos más populares, según las últimas cinco encuestas nacionales.  

Fue histórica la gran diversidad de candidatos: hubo dos hispanos, una mujer, un afro-estadounidense, un indio-estadounidense, varios exgobernadores y exsenadores y el magnate, insultante, pero voz de muchos ciudadanos enojados con el status quo en EE.UU., Donald Trump.

También fue un gran debate de ideas. Los candidatos (y millones de votantes a través de las redes sociales) discutieron sobre la posibilidad de una reforma migratoria integral, el acuerdo con Irán, la reforma de salud ‘Obama Care’, el aborto y el matrimonio gay, entre otros.

Hubo momentos de conflicto entre los candidatos pero los ataques más fuertes fueron para Obama y Clinton. Fue, sin duda, el debate con mayor participación en la historia.

¿Quién ganó el predebate?

Bueno, en el predebate, el de las 5 de la tarde, debatieron: Carly Fiorina, Rick Perry, Bobby Jindal, Lindsey Graham, Rick Santorum y George Pataki. La ganadora de este predebate fue, sin duda, Carly Fiorina.

Según encuesta por Twitter de la comentarista Greta Van Susteren (Twitter Vote at #Greta), antes de terminar el debate, ella obtuvo un 83% de aprobación.

El más cercano fue Perry con 7%. Fue tan impactante que se presentó un segmento de su participación (en discusión con Perry) en el debate principal para que los 10 más populares analizaran sus comentarios.

¿Quién ganó el debate principal?

En el debate principal, el de las 9 de la noche, participaron los candidatos John Kasich, Chris Christie, Rand Paul, Marco Rubio, Ted Cruz, Ben Carson, Mike Huckabee, Scott Walker y Jeb Bush… ¡Ah y el show man Donald Trump!

¿Quién ganó? Muy difícil decir. Es probable que Trump suba en popularidad en los próximos días, pero que pronto caiga en la aprobación republicana. Se esperaba más de Bush, pero no perdió aprobación. Suena romántico pero yo creo que el gran ganador fue el partido republicano.

Hubo gran seriedad a veces, momentos de gran carcajada y momentos de reflexión.

Fue inesperado que John Kasich dijera  que acababa de ir a la boda de un amigo gay.  Recibió aplausos de los republicanos congregados que aunque no apoyan el matrimonio gay, sí apoyan su actitud “religiosa” (como él le llamó).

Donald Trump insultó a Rosie O´Donnell y a la moderadora al ser cuestionado por sus insultos a las mujeres.

Marco Rubio tuvo un mensaje final conmovedor sobre su padre y el sueño americano; mostró mayor madurez política de lo esperado.

Rand Paul fue el “mad dog” contra Trump.

Ben Carson, causó gran risa cuando dijo que era el único cirujano que había quitado la mitad de un cerebro… pero que posiblemente en Washington había otro con mitad de cerebro (probablemente refiriéndose al presidente Obama).

Huckabee también causó risa cuando parecía estar criticando a Trump pero aclaró que se refería a Hillary. El que algunos llamaron “el adulto”, Jeb Bush, confirmó que los migrantes vienen “ilegalmente” como un “acto de amor”.

La primera pregunta de la noche fue la más impactante y donde Trump perdió muchos de sus seguidores republicanos.

Los moderadores preguntaron si alguno de los candidatos, si no fuera nominado como candidato presidencial del partido republicano, se lanzaría como candidato independiente. ¡Trump levantó la mano! 

Los moderadores volvieron a preguntar si entendía la pregunta y él contestó que no estaba dispuesto a comprometerse a apoyar al que fuera nominado y que no había decidido si se lanzaría o no como independiente, causando un gran shock en toda la audiencia republicana.

Sé que María Cardona enfatiza que no hubo propuesta, que todos eran iguales, etc. etc. Pero, ¿qué fiesta democrática hay entre los demócratas? ¿Dónde están sus debates? Qué campaña tan aburrida la de los demócratas con sólo Hillary y sus grises. (Y por cierto ¡qué blancos!)

Además, les platico un secreto: durante el debate, “Yelp” promovió lo que llamaban los “Tacos Trump” de Eat24.  Cada vez que Trump decía la palabra “México”, Eat24 ofrecía cupones para tacos gratuitos.

Se rumorea que María no sólo comió palomitas con sus amigos demócratas. Se aprovechó no sé cuántas veces de los cupones de ‘Tacos Trump’!

¡Qué sabrosa es la democracia!