Frontera coreas
La frontera entre las dos Coreas es conocido como uno de los lugares más peligroso de la tierra, por la constante tensión en la zona - (Crédito: Getty Images)

(CNN) - Corea del Sur anuncia que reanudará la transmisión de mensajes propagandísticos sobre su altamente armada frontera con Corea del Norte en represalia por las explosiones de minas terrestres que hirieron a dos de sus soldados.

El uso de altavoces para hacer resonar mensajes gubernamentales en el territorio norcoreano es una forma de guerra psicológica que el Ministerio de Defensa de Corea del Sur detuvo hace más de una década durante un descongelamiento de las relaciones entre ambas partes.

Es casi seguro que reanudar las emisiones enfurecerá a Corea del Norte, la que en el pasado amenazó con destruir los enormes altavoces que el sur montó en la zona desmilitarizada que separa los dos países.

Pero el gobierno surcoreano está disgustado por las graves heridas que dos soldados sufrieron en sus piernas cuando pisaron minas terrestres en la zona desmilitarizada, la cual es considerada como la frontera más fuertemente fortificada en el mundo.

Corea del Sur y el Comando de las Naciones Unidas liderado por Estados Unidos en Corea dijo el lunes que el ejército de Corea del Norte plantó minas en la mitad sur de la zona, a lo largo de una ruta patrullada por tropas de Corea del Sur.

Los soldados heridos se vieron obligados a someterse a amputaciones

A uno de los soldados se le tuvo que amputar parte de cada una de sus piernas, y al otro se le tuvo que amputar un pie a la altura del tobillo, dijo el ministro de Defensa de Corea del Sur.

Antes de que Corea del Sur anunciara la reanudación de las emisiones de propaganda, el General Koo Hong-mo de la Junta de Jefes de Estado Mayor del Sur, advirtió que Corea del Norte "pagaría un duro precio" por colocar las minas. Él exigió que Pyongyang se disculpe por plantar las minas terrestres y que castigue severamente a quienquiera que sea responsable.

No hubo comentarios inmediatos sobre el tema el lunes en los medios estatales en Corea del Norte.

El Ministerio de Defensa de Corea del Sur se negó a especificar cuándo exactamente se reanudarían las emisiones de propaganda. Dijo que el sonido de los altavoces gigantes puede viajar unos 24 kilómetros (15 millas) por la noche y unos 12 kilómetros los días entre semana.

Comando de la ONU condena violaciones a la tregua

El Comando de las Naciones Unidas liderado por Estados Unidos en Corea dijo que su investigación sobre las explosiones descubrió que el Ejército Popular de Corea del Norte había violado varias partes del armisticio en la península coreana mediante la plantación de minas terrestres a lo largo de una ruta de patrulla de Corea del Sur en la mitad sur de la zona desmilitarizada.

"El Comando de las Naciones Unidas condena estas violaciones del Acuerdo de Armisticio, y solicitará un diálogo general a nivel de las autoridades con el Ejército Popular de Corea", decía el comunicado del Comando de la ONU.

El Comando de la ONU, el cual supervisa el armisticio, dijo que la investigación había descubierto que las minas terrestres en cajas de madera habían sido plantadas recientemente, por lo que descartaron la posibilidad de que fueran minas antiguas que pudieran haberse movido como consecuencia de la lluvia u otros elementos a lo largo de los años.

Empleados del personal de Corea del Sur, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Colombia participaron en la investigación, dijo el Comando de las Naciones Unidas.

Tensiones fronterizas anteriores

La zona desmilitarizada ha dividido a Corea del Norte y del Sur desde que, en 1953, la Guerra de Corea terminó con un armisticio en lugar de un tratado de paz formal. Como resultado, técnicamente, los dos países permanecen en guerra.

En el pasado, la tensión ha estallado en torno a puntos sensibles sobre su frontera de facto, entre ellos el bombardeo de Corea del Norte de una isla en el 2010, el cual dejó un saldo de dos infantes de marina surcoreanos muertos.

Alrededor de 28.000 tropas de soldados estadounidenses tienen su base en Corea del Sur.

El Comando de las Naciones Unidas condena estas violaciones del Acuerdo de Armisticio, y solicitará un diálogo general a nivel de las autoridades con el Ejército Popular de Corea

Naciones Unidas