(CNNMoney)– Brasil es un desastre ahora mismo.

Su economía está en recesión, su moneda se está viniendo abajo y su presidenta, Dilma Rousseff, tiene el índice de aprobación más bajo —8%— desde que otro presidente fuera impugnado en 1992.

Y la situación está empeorando.

Las agencias de calificación de crédito estadounidenses han calificado la deuda de Brasil un paso arriba del territorio de la calidad inferior. Y los brasileños comunes y corrientes sufren a medida que el valor de la moneda cae rápidamente. La moneda de Brasil, el real, ha bajado en un 34% frente al dólar este año, hasta alcanzar su punto más bajo desde 2003.

Muchos de los problemas de Brasil provienen del caso generalizado de soborno de Petrobras, una compañía petrolera estatal. Lo ocurrido ha envuelto al país y ha perjudicado a la compañía, la cual contribuye enormemente con su economía.

China tampoco está ayudando. Se trata del socio comercial más importante de Brasil, y su economía que se ha debilitado hace que la materia prima de Brasil —el motor de su crecimiento— pierda valor rápidamente.

Este domingo, una organización brasileña sin ánimo de lucro organizará una protesta masiva, la cual en parte hace un llamado a la impugnación de Rousseff. Se han programado protestas en todas las ciudades brasileñas, y en ciudades en Europa y Estados Unidos.

"Los problemas que la economía de Brasil enfrenta se han convertido en una tormenta perfecta", dice Brian Winter, vicepresidente del Consejo de Las Américas. La protesta de este domingo podría ser la más grande que se ha dado durante el gobierno de Rouseff, dijo.

A continuación encontrarás más detalles sobre la lista de pérdidas de Brasil:

1. Una recesión que está empeorando

Brasil una vez fue la imagen de los mercados emergentes en auge. Su economía creció tres veces más rápido que la economía de Estados Unidos en 2010. Sin embargo, hoy en día, su crecimiento económico es peor que el de Grecia.

Existen unas cuantas razones clave por las que Brasil se encuentra en recesión:

A. La caída en los precios de los productos realmente está afectando a Brasil. Los precios del petróleo se han venido abajo desde el año pasado. El precio de los dos principales productos de exportación brasileños, el azúcar y los granos de café, han bajado en un 34% y en un 25% frente a hace un año, respectivamente.

B. Su principal socio comercial, China, se está debilitando, ha devaluado su moneda y lucha por manejar su corrección de mercado. Eso no pinta bien para Brasil, ya que necesita socios comerciales saludables.

La economía brasileña se reducirá en un 2,3% para final de año, según cálculos del Bank of America (BAC) Merrill Lynch, los cuales fueron revisados. El banco también está haciendo un llamado a la recesión en 2016 cuando los Juegos Olímpicos de Verano lleguen a Río de Janeiro.

Brasil está pagando por los errores que cometió durante sus años de auge, dice Winter. Su banco central bajó las tasas de interés en 2011, lo que facilitó que las compañías obtuvieran efectivo, o capital. Eso desencadenó la inflación en Brasil, la cual ahora se ha elevado hasta los dos dígitos.

Para combatir la inflación, el banco central de Brasil ahora está aumentando sus tasas de interés. Eso eleva el costo de los negocios para todos... lo último que quieres hacer en una recesión.

"Ahora mismo es difícil encontrar personas que piensen que la economía de Brasil crecerá en 2016", dice Winter.

2. El escandalo Petrobras aumenta la incertidumbre y los temores

Los brasileños están acostumbrados a la corrupción política. Pero el escándalo que ha envuelto a Petrobras, una compañía petrolera estatal, ha sacudido a la nación, ha estremecido a la economía y ha puesto a la presidenta en riesgo de la impugnación.

Se trata de un clásico caso de corrupción: durante años, las compañías que competían por contratos lucrativos, como la construcción de torres petroleras, le daban sobornos a los funcionarios de Petrobras. Algunos de esos sobornos fueron canalizados hacia el partido político de Rouseff, el Partido de los Trabajadores. (Rousseff no ha sido acusada de ningún crimen, pero esto ha resonado a través de su clase política y varios políticos de su partido también han sido acusados).

"No existe un tipo de precedente para este tipo de escándalo en Brasil", dice Gerardo Rodríguez, director de estrategia de varias clases de activos de mercados emergentes en BlackRock. "Tan solo durante los últimos dos o tres meses, el nivel de incertidumbre política ha aumentado drásticamente".

Estos sobornos tampoco fueron cantidades insignificantes. Petrobras perdió 2.000 millones de dólares en sobornos a lo largo de los años.

El asunto es que Brasil necesita a Petrobras para que le vaya bien. La compañía en sí representa el 10% de la actividad económica en el país, sin contar todos los otros negocios que respalda, como la construcción y el transporte. Las acciones de Petrobras han bajado casi un 50% frente a hace un año.

3. Lo malo: se avecina un recorte de tasas de la Fed

No solo China le está ocasionando un dolor de cabeza a Brasil en el extranjero. Las cosas podrían empeorar en septiembre. El banco central de Estados Unidos, la Reserva Federal, podría aumentar su tasa de interés en septiembre por primera vez en casi una década. Un aumento en las tasas estadounidenses tiende a hacer que los inversionistas saquen su efectivo de los mercados emergentes como Brasil.

Las tasas de interés más altas en Estados Unidos significan que los inversionistas pueden recibir mayores ganancias por su efectivo. Eso baja el deseo de los inversores de inclinarse por el extranjero en intentos más arriesgados, pero donde las ganancias son mayores.