CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Accidentes

Muertes por accidentes de tráfico aumentan en EE.UU. un 14% en el 2015

Por CNNMoney

(CNNMoney)– Las muertes por accidentes de tráfico han aumentado un 14% en lo que va del 2015 en Estados Unidos, según nuevos datos del Consejo Nacional de Seguridad (NSC, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro.

Estas cifras hacen que este año se posicione como el más mortífero para los conductores desde el 2007.

Hubo más de 18.600 muertes por accidentes de vehículos motorizados de enero a junio de este año, comparado con las 16.400 muertes en los seis primeros meses del 2014.

El costo estimado de las muertes, lesiones y daños a la propiedad debido a los accidentes es de 152.000 millones de dólares, dijo el NSC en un comunicado de prensa. Ese es un aumento del 24% respecto al mismo período del 2014.

“Los costos incluyen pérdidas salariales y de productividad, gastos médicos, gastos administrativos, costos del empleador y daños a la propiedad”, dice el comunicado.

El NSC atribuye el aumento de las muertes en parte al hecho de que la gente está conduciendo más porque la gasolina está más barata. En promedio, los precios de la gasolina han bajado un 30% desde el 2014.

También hay más personas que viajan a diario en carretera en dirección hacia el trabajo, ya que la economía de Estados Unidos ha estado agregando puestos de trabajo a un ritmo constante a lo largo del 2015.

Deborah Hersman, presidente de NSC, también atribuye el aumento de muertes por accidentes de tráfico al hecho de que los conductores están más distraídos al volante gracias a sus teléfonos, a pesar de que la mayoría de estados prohíben enviar mensajes de texto mientras se conduce.

“Los estadounidenses son adictos a estos dispositivos”, dijo Hersman, y las encuestas de carreteras llevadas a cabo por la NSC determinaron que más estadounidenses usan sus teléfonos a pesar de las prohibiciones.