(CNN Español) - Fuerzas de seguridad egipcias mataron "por error" en la madrugada de este lunes (hora local) a al menos dos turistas mexicanos y a varios civiles egipcios mientras realizaban un operativo de seguridad contra presuntos terroristas en el desierto, informaron fuentes oficiales.

El Ministerio de Exterior de México confirmó este lunes que dos de sus ciudadanos habían muerto en el ataque y otros seis están heridos y se encuentran en el hospital, en condición estable.

Según la ministra del Exterior Claudia Ruiz Massieu, el grupo de turistas llegó a El Cairo el 11 de septiembre y dos días después salieron hacia  el oasis Bahareya, hacia el oeste del desierto egipcio. Cuando se detuvieron para descansar y comer, fueron atacados.

Massieu dijo que el embajador de México en Egipto, Jorge Álvarez Fuentes, se entrevistó con cada uno de los 6 mexicanos que sobrevivieron el ataque y que dicen que recibieron disparos en el ataque que involucró aviones y helicópteros.

"Una fuerza combinada de policías y militares perseguía a elementos terroristas en el área de Al-Wahat" cuando dispararon contra un convoy de cuatro camionetas todoterreno en el que iban turistas mexicanos que "estaban en un área restringida", indicó el Ministerio del Interior de Egipto.

En el incidente murieron 12 personas y otras 10 quedaron heridas, según el comunicado. El informe del gobierno egipcio no indicó las nacionalidades de las víctimas, pero la Secretaría de Relaciones Exteriores de México indicó que hay al menos dos mexicanos muertos y cinco heridos. El gobierno está en proceso de identificar a las víctimas.

México exige investigación

La canciller Claudia Ruiz Massieu ha estado en contacto con el embajador de Egipto en México a quien "le exigió una investigación a fondo y explicación de los hechos, así como el apoyo de las autoridades egipcias a los nacionales mexicanos que están siendo transportados a El Cairo", indicó la cancillería en un comunicado.

El presidente Enrique Peña Nieto informó que ordenó aumentar el personal diplomático mexicano en Egipto para atender a las víctimas.

El Ministerio del Interior egipcio agregó que se constituyó una comisión para investigar el motivo por el cual los mexicanos se encontraban en un área restringida.

El vasto desierto del occidente del país, que está al lado de Libia, también se ha convertido en atractivo para los insurgentes desde la caída del gobierno del exlíder libio Muamar Gadafi en 2011, de acuerdo con el Instituto Washington para Política de Oriente Próximo, un grupo que se especializa en la diplomacia de Estados Unidos en el Medio Oriente.

La porosa frontera permite el transporte sin trabas de armas, drogas y personas hacia y desde Egipto, según el Instituto Washington. Después de que el expresidente egipcio Mohamed Morsy, de la Hermandad Musulmana, fue depuesto en 2013, los militantes islamistas intensificaron los ataques contra objetivos militares en el desierto occidental.

El mes pasado, cinco soldados egipcios murieron cuando el helicóptero en el que perseguían a presuntos terroristas se estrelló cerca de la misma zona donde murieron los turistas mexicanos. Un vocero del Ejército atribuyó la caída de la aeronave a una falla mecánica, según el diario.