CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Guerra en Siria

Siria

«Apoyar a al Asad no es la estrategia acertada», admite embajadora de EE.UU.

Por CNN

(CNN)– El despliegue militar que Rusia llevó a cabo en Siria para respaldar a Bachar al Asad «no es una estrategia acertada», dice la embajadora de Estados Unidos para las Naciones Unidas.

«Apostar por un régimen que le lanza gas a su gente, que bombardea a su gente, que tortura a su gente y que los arresta por simplemente protestar y reclamar sus derechos… eso simplemente no funcionará», le dijo Samantha Power a Christiane Amanpour de CNN.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el viernes que al Asad «está bastante preocupado por lo que está invitando a consejeros rusos y solicitando equipo ruso»; además, Reuters informó el lunes que Rusia ha empezado a desplegar varios tanques hacia un campo de aviación.

«Incluso si fueras Maquiavelo y todo lo que importa es el EI», dijo Power utilizando las siglas que el gobierno de Estados Unidos prefiere usar al referirse a ISIS, «apoyar a un régimen como este y no tomar en cuenta las opiniones de la vasta mayoría de la población siria, la cual quiere ir en otra dirección, no les traerá paz ni tendrán éxito en derrotar el terrorismo, lo cual el presidente Putin dice que es su prioridad».

Las decenas de miles de refugiados que se desplazan a través de las fronteras de Europa han hecho que el enfoque nuevamente se centre en la guerra de Siria. Al menos 200.000 personas han muerto en los más de cuatro años de guerra civil… los activistas dicen que la cifra es de más de 310.000.

 

publicidad

Estados Unidos ha sido objeto de crecientes críticas por la decisión del presidente Obama de no intervenir de manera significativa en detener el derramamiento de sangre.

Sin embargo, según dijo Power, incluso el mismo presidente «es un crítico».

«No puedes ver a 12 millones de personas desplazadas de sus hogares y a familias desesperadas ser arrastras a las costas y sentirse satisfechos ante esa situación. Creo que el reto es encontrar cuál es la herramienta de política que mejorará las cosas. Y eso ha demostrado ser muy, pero muy difícil».

Power, una experiodista que escribió uno de los libros más vendidos sobre el genocidio, ha sido señalada por su papel en la política estadounidense, y más recientemente por Fred Hiatt, editor de la página editorial del Washington Post.

«El hecho de que la mujer que escribió el libro sobre el genocidio, Samantha Power… podría, aparentemente, permanecer como embajadora de la ONU con la consciencia tranquila», escribió Hiatt, «pero le dio más credibilidad moral a la abdicación de Estados Unidos».

Con un poco de exasperación, Power enfatizó que al buscarle una solución política al conflicto, no es mucho lo que Estados Unidos puede hacer solo.

«Rusia e Irán podrían ser los lugares a los que se debería dirigir gran parte de esas críticas por apoyar a un régimen que está llevando a cabo estos monstruosos ataques contra la población civil y, nuevamente, alimentando —ya sea consciente o inconscientemente— el aumento del terrorismo».

«Yo, al igual que el presidente, simplemente estoy enfocada en qué hará que las cosas sean mejores aquí y ahora —y, de nuevo, no es algo obvio, hasta que haya un cambio fundamental en el cálculo por parte del presidente Putin y por parte del régimen iraní de que con este enfoque de pensamiento solamente podrías acabar con comunidades enteras y pensar que eso te puede ayudar a hacerle frente a un problema de terrorismo— y qué enfoque simplemente no será productivo».

«Ese es el cambio que tiene que ocurrir».