(CNN Español) - El papa Francisco habla frente a la Asamblea General de la ONU este viernes.

"No puedo sino unirme al aprecio de mis antecesores en la admiración a la ONU", dijo Francisco al inicio de su discurso.

"El poder de la tecnología en manos de ideologías falsas puede producir tremendas atrocidades".

"Rindo homenaje a todos los hombres y mujeres que han servido leal y sacrificadamente a toda la humanidad en estos 70 años. En particular quiero recordar hoy a los que han dado su vida por la paz y la reconciliación de los pueblos", añadió.

"Si hubiera fallado la actividad internacional la humanidad no podría haber sobrevivido. La limitación del poder es una idea implícita en el concepto de derecho. Ningún individuo o grupo se puede considerar omnipotente", dijo Francisco.

"Para todas la creencias religiosas el ambiente es un bien fundamental. El abuso y la destrucción del ambiente al mismo tiempo van acompañados por un imparable proceso de exclusión. Un afán egoísta e ilimitado de poder y bienestar familiar lleva tanto a abusar de los recursos materiales disponibles como a excluir a los débiles. Ya sea por tener capacidades diferentes o porque están privados de los conocimientos e instrumentos técnicos adecuados o poseen insuficiente capacidad de decisión política".

"La exclusión económica y social es una negación de la fraternidad humana", añadió.

El papa también habló sobre narcotráfico, y dijo que por su propia dinámica, va acompañado de la trata de personas y de la explotación infantil y debe detenerse:

"El mundo reclama de todos los gobernantes una acción inmediata para mejorar y conservar el ambiente natural y mejorar cuanto antes la situación de exclusión social".

"Hay un imparable proceso de exclusión que impacta a los más débiles"

El papa reforzó la importancia de la educación "también para muchas niñas que han sido excluidas".

"La educación es la base para la realización de la agenda 2030 y para recuperar el ambiente".

Francisco destacó los que considera que son los pilares del desarrollo humano:

"Vivienda propia, trabajo digno y bien remunerado, alimentación adecuada, agua potable, libertad religiosa y más en general de espiritualidad y educación, al mismo tiempo estos pilares del desarrollo humano integral tiene un fundamento común que es el derecho a vida y más en general el derecho a la existencia de la misma naturaleza humana".

Además, el papa habló sobre las armas nucleares: "Hay que empeñarse por un mundo sin armas nucleares, hacia la total prohibición de estos instrumentos".

</iframe

El papa llegó este viernes a la sede de la ONU y sostuvo una reunión privada con el Secretario General Ban Ki-moon antes de su intervención.

Minutos antes, Francisco habló con los empleados de la ONU y les agradeció por su labor.

"Su trabajo tiene un gran significado personal porque manifiesta el tipo de personas que somos", afirmó el pontífice.

Al final de sus palabras, los empleados aplaudieron entusiasmados y gritaron en varias ocasiones "¡Qué viva el papa!".

Ban Ki-moon y Francisco hicieron un minuto de silencio por los miembros de la ONU que han perdido la vida cumpliendo sus labores.

Francisco se convirtió en el primer papa en hablar ante el Congreso de Estados Unidos el jueves, con un emotivo discurso que se centró en la inmigración, la pena de muerte, la injusticia racial, el comercio de armas y la pobreza.

Este viernes, Francisco se dirigirá a los líderes del mundo en la ONU en su idioma nativo español.

Por primera vez, la bandera de la Santa Sede ondeará delante de las Naciones Unidas junto con las banderas de los 193 estados miembros oficiales.

Ban Ki-moon comenzó el evento ante la Asamblea General con un discurso que habló de cambio climático, pobreza y humildad.

"Usted se siente mejor no en los palacios sino entre los pobres y olvidados", le dijo Ban Ki-moon.

Este es el último día del papa en Nueva York; mañana en las horas de la mañana se dirigirá a Filadelfia, la tercera y última ciudad que visitará en EE.UU.