CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Perú

¿Por qué el FMI y el Banco Mundial se reúnen en Perú?

Por Gabriela Matute Urdaneta

(CNN Español) — Luego de 48 años, las reuniones anuales del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional regresaron a América del Sur.

Lima alberga debates sobre el estado de la economía mundial, la evolución de los mercados financieros y la eliminación de la pobreza extrema. Pero, ¿cuál es la importancia de estas reuniones para la región y por qué Perú es anfitrión?

¿Qué es el FMI?

FMI, siglas que van asociadas a la economía mundial y se refieren al Fondo Monetario Internacional, una institución que promueve la estabilidad financiera y la cooperación monetario global.

Se marca el objetivo también de facilitar el comercio internacional, promover un crecimiento económico sostenible y reducir la pobreza mundial.

¿Qué es el Banco Mundial?

El banco mundial, por su parte, es un organismo que inicialmente cuando fue creado, en 1944, tenía como misión facilitar la reconstrucción y el desarrollo para superar los efectos de la segunda guerra mundial.

Hoy en día además quiere acabar con la pobreza.

Las reuniones anuales

Las reuniones anuales del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional se conocen como Junta de Gobernadores y son el máximo órgano de toma de decisiones de ambos organismos internacionales.

A ellas asisten, representando a las 188 naciones que los integran, ministros de finanzas, presidentes de los bancos centrales de cada país o funcionarios con similar rango, a quienes se les llama gobernadores.

Desde 1946, fecha de la primera reunión en Washington, se celebran durante dos años consecutivos en la capital estadounidense, donde ambas instituciones tienen sede.

Luego, el tercer año, se trasladan a otro país miembro.

La primera reunión efectuada en América del Sur fue en 1967, con Río de Janeiro como anfitriona.

A estos encuentros asisten alrededor de 20.000 personas, encabezadas por los máximos representantes de los organismos multilaterales, acompañados por los denominados gobernadores y lideres empresariales.

Parte de la agenda de discusión es resultado de reuniones previas entre grupos de países o entidades privadas.

Este año el encuentro ocurre dos semanas después de que se adoptaran los objetivos de desarrollo sostenible en la Asamblea General de las Naciones Unidas, que serán nuevamente analizados en Lima.

Es una especie de revisión de la coyuntura actual, de los principales retos que enfrentan los países y en él se trazan metas de desarrollo, de aceleración económica o de lucha contra la pobreza.

Perú, ejemplo de cambio

Perú no fue escogido como anfitrión por casualidad en septiembre de 2012.

Según el Fondo Monetario Internacional, la transformación de su economía durante los últimos 25 años ha sido notable.

El organismo refiere que entre finales de los años 80 y principios de los 90, Perú tenía una economía contraída en 25 %, una hiperinflación y una deuda pública que representaba alrededor del 70 % de su producto interno bruto.

Hoy en día registra no solo la segunda mayor tasa de crecimiento económico de América Latina en la última década, sino también el menor índice de inflación, con una deuda pública drásticamente reducida, proporcionándole con ello calificación crediticia con grado de inversión y acceso irrestricto a los mercados de capitales.

Además es un referente exportador de productos y minerales, principalmente a China.

Es un escenario muy distinto al que muestran la mayoría de las economías de la región, cuyos gobiernos han marcado distancia de las políticas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, como por ejemplo Venezuela, que en 2007 rompió relaciones con los entes multilaterales y no permite desde entonces la revisión anual de su economía.