(CNN Español) - La más reciente encuesta de Ipsos Perú presenta una tasa aprobación a la gestión de Ollanta Humala del 21 %, algo que para algunos politólogos representa a una serie de acusaciones de conducta indebida contra su esposa y su cuñado, quienes las han negado rotundamente.

¿Han perjudicado estos casos la imagen del presidente? ¿Le preocupa al presidente peruano la caída en los niveles de aprobación de su gestión?

Gabriela Frías habló sobre este tema con Humala, quien aseguró que entre las funciones constitucionales del presidente no está "ser 'Miss Simpatía'" y que debe conducir el Estado para todos, incluyendo los que no votaron.

"Es peligroso gobernar en democracia con encuestas", dijo.

Sobre el impacto del escándalo de las agendas de su esposa, la primera dama Nadine Heredia, Humala dijo que no lo considera un lastre y dijo que en su gobierno "respetamos las instituciones, los poderes del estado".

Los desafíos económicos

Perú es uno de los campeones del crecimiento económico de la ultima década: por la tasa anual promedio del 6%, aprovechó el superciclo de las materias primas, aumentó su tasa de ahorro y realizó inversiones, logró que el ingreso del 40% más pobre de la población casi se duplicara y marcó una de las tasas más aceleradas de reducción de la desigualdad.

Desde el año 2000 casi una cuarta parte de la población salió de la pobreza. "El Perú en los últimos años ha pasado prácticamente a doblar su clase media", explicó el mandatario.

Como otros exportadores de commodities, ahora revisa sus motores de crecimiento. Dependerá más del mercado interno.

"Latinoamérica debe entender que se terminó las épocas en las cuales crecía a ritmos o tasas de más de 6%, eso se acabó", dijo el mandatario. "Es muy latinoamericano acostumbrarnos a vivir de lo que es la exportación de materias primas. Países primarios exportadores y esa es la gran debilidad que tiene América Latina".

El gobierno de Humala, en su último año ya, lanzó varias reformas: del servicio civil, educativa; un plan de diversificación productiva.

"La política de diversificación productiva, es una política que tenemos que acelerarla para que se consolide, de tal manera que el próximo gobierno pueda seguir impulsándola", dijo.

Según el Banco Mundial, hay que mejorar el ambiente de negocios, ajustar regulaciones laborales, el 60% de la fuerza laboral es informal e invertir en capital humano.

Sobre la continuidad de las reformas, Humala manifestó que  "a política social debe ser un tema de unidad en el país" y el Perú necesita invertir en el capital humano. "Esa es una política que vamos a defenderla aun después de dejar el gobierno".