(CNN Español) - El gobierno de Costa Rica determinó que no dará más visas a los migrantes cubanos que han llegado a su país en tránsito hacia Estados Unidos. La decisión fue tomada tras la cumbre 46 del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en la capital de El Salvador, que concluyó sin acuerdo.

El anuncio lo hizo el canciller costarricense Manuel González. La medida empieza a regir este sábado 19 de diciembre.

Además, la cancillería informó que Costa Rica suspende su participación en instancias políticas del SICA "ante la negativa de tres países (Belice, Guatemala y Nicaragua) a procurar una solución al tránsito masivo de cubanos migrantes", dice un comunicado del gobierno. La decisión no aplica a organismos de tipo económico, comercial o técnico.

"Costa Rica insta a las personas cubanas migrantes irregulares a no intentar el ingreso a territorio costarricense, quienes se detengan en ese intento, serán deportados a Cuba, de inmediato", dijo el presidente Luis Guillermo Solís.

Solís dijo que no devolverá "forzosamente" a los cubanos que ya están en el país y que su compromiso sigue siendo buscar una solución.

Costa Rica dijo que convocó a una reunión de equipos técnicos el 21 de diciembre "para avanzar en la búsqueda de una alternativa para estas personas".

En la región se vive tensión por los miles cubanos que se encuentran en la frontera de Costa Rica con Nicaragua. El gobierno de Nicaragua se ha negado a permitir el paso de los migrantes y dice que no se presta legitimar políticas migratorias que califica como ilegales.

El ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social de Costa Rica, Carlos Alvarado, dijo a Conclusiones de CNN que se han otorgado unas 5.000 visas de tránsito hasta el momento.

Muchos de ellos viajaron de Cuba a Ecuador vía aérea para allí emprender el recorrido hacia Estados Unidos. 

El gobierno nicaragüense había exigido a Costa Rica tomar las medidas necesarias para retirar de las zonas fronterizas a miles de migrantes cubanos, mientras que Costa Rica dice que es una cuestión humanitaria cuya solución debe ser regional.

En noviembre, representantes de los gobiernos de Centroamérica, Ecuador, Colombia y México no habían conseguido llegar a un acuerdo en una reunión del SICA sobre los cubanos varados en Costa Rica después de la negativa de Nicaragua para permitir su paso e intentar llegar a Estados Unidos.

Desde el 1 de diciembre, Ecuador exige visa de turista a los ciudadanos cubanos que quieran entrar al país.

Se cree que la migración masiva se debe al restablecimiento de relaciones de Estados Unidos con Cuba, por lo que muchos cubanos creen que perderían los beneficios una vez tocan suelo estadounidense con la Ley de Ajuste Cubano.

En entrevista con Fernando del Rincón, el presidente de Guatemala, Alejandro Maldonado, dijo que su postura se debe a que "no sabemos si de hecho (los cubanos) serían recibidos en EE.UU."

Para Maldonado, no se puede trasladar un problema de un país a otro país. Además, dijo que no hay una crisis humanitaria ni de derechos humanos, puesto que no hay guerra, no son perseguidos políticos ni hay un desastre natural.

"Yo no veo inconveniente en que, si no pudieron pasar las fronteras, puedan regresar a su país", dijo.

"EE.UU. debería ampliar ley: que les dé el mismo beneficio de los cubanos a los centroamericanos", concluyó.