(CNN Español) - Según el titular del Human Rights Watch para las Américas, José Miguel Vivanco, el acuerdo entre el gobierno colombiano y las FARC sacrifica la justicia y abre la puerta para la impunidad.

Vivanco resaltó que el acuerdo, tal cual está redactado, garantizará que cualquier actor del conflicto armado eluda "un castigo genuino".

“Un análisis minucioso de lo que contiene los acuerdos permite concluir que es simplemente un acuerdo de impunidad. Un acto que terminará sacrificando los derechos de las víctimas del conflicto armado”, dijo Vivanco al presentar el informe del organismo, descrito como un “examen jurídico” al texto de lo pactado sobre justicia en La Habana.

Según HRW, el escrito es ambiguo y las penas para los culpables de entre 5 y 8 años son muy bajas.

“Ningún tribunal internacional ha permitido que aquellos que han sido condenados por crímenes de guerra puedan evitar la prisión por crímenes tan graves”, dijo Vivanco. “Este nuevo acuerdo va incluso más allá y garantiza que no enfrentarán un castigo ni siquiera remotamente serio”, concluyó.

Lo que ha dicho el Gobierno

Al explicar el reciente acuerdo sobre reparación a las víctimas, el presidente Juan Manuel Santos dijo que "hay crímenes tan graves que ni la ley ni nuestra conciencia nos permiten amnistiarlos".

Para Santos, "la piedra angular de este acuerdo es el pacto de que no habrá amnistía para los crímenes de lesa humanidad, los graves crímenes de guerra, el genocidio, y, en general, las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario, como el secuestro, las ejecuciones extrajudiciales, la desaparición y el desplazamiento forzados, la tortura, la violencia sexual o el reclutamiento forzado de menores".

"Todos estos delitos no serán amnistiados, sino que serán juzgados y sancionados por la nueva jurisdicción", dijo Santos la semana pasada.

Santos además dijo que desde hace meses se negocia la terminación del conflicto e incluirá la dejación de armas y la reincorporación de los exguerrilleros a la vida civil.

"También trabajamos en alcanzar, lo más pronto posible, un cese al fuego bilateral y definitivo, pues las condiciones están dadas para que cese la confrontación y nos dediquemos únicamente a culminar los acuerdos. Entre más pronto lo hagamos, más vidas vamos a salvar".

En la mesa de negociación se han alcanzado hasta el momento acuerdos definitivos en los puntos de desarrollo rural integral; el de participación en política de guerrilleros presos; el de erradicación de cultivos ilícitos; el anuncio del marco para el acuerdo de justicia transicional; y el de reparación y verdad a las víctimas.

Aún falta llegar a acuerdo sobre la terminación del conflicto, que incluye el tema del posible plebiscito de paz –que se ha convertido en la manzana de la discordia en esta fase final–, el referendo a través del cual los colombianos aprobarían lo acordado en La Habana.

Este nuevo acuerdo va incluso más allá y garantiza que no enfrentarán un castigo ni siquiera remotamente serio

José Miguel Vivanco