CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Miles de pájaros aparecen muertos en las costas de Alaska

Por CNN

(CNN) — Mientras caminaba por la playa en el pueblo de Whittier, el biólogo de aves marinas David Irons se sorprendió cuando vio cientos de bultos blancos sobre la arena y las piedras.

Eran pájaros muertos, y pronto descubriría que habían muerto en grandes cantidades, una señal de que el ecosistema está siendo afectado por las aguas anormalmente tibias.

Eran casi 8.000 animales.

Las aves estaban alineadas donde la marea las había dejado en la orilla.

“Nunca habíamos estado siquiera cerca de encontrar 8.000 pájaros en una milla de playa”, dijo Irons. “Es una magnitud que supera todos los récords que yo conozca”

Biólogos como Tamara Zeller han estado monitoreando las playas cerca del lugar buscando a los araos enfermos o muertos.

Desde un barco cuentan las aves en el agua. Hace dos semanas, contaron 98 en el mar, y 284 en la costa. El siete de enero ese número fue de 3.000.

Heather Renner, supervisor del Refugio de Vida Salvaje Marina de Alaska, dijo que esta muerte masiva es parte de un evento mucho más grande que comenzó en agosto.

Renner estima que cerca de 100.000 araos han muerto.

“Es difícil saber cuántas aves en total han muerto porque Alaska es muy grande, y hay muchas áreas remotas”, añade.

La mayoría de estos pájaros mueren por inanición. Pruebas en cerca de 100 cuerpos han revelado que la mayoría de araos estaban demacrados, y parece que la razón es que hay escasez de buena comida.

“Los peces que comen tienden a vivir en una angosta franja de agua con temperaturas muy específicas”, dice Irons. “Si la temperatura sigue aumentando o disminuyendo los peces podrían desaparecer”.

Las 8.000 aves muertas no amenazan la población total. Ni siquiera el estimado de 100.000 que pudieron haber muerto en un periodo más largo, ya que hay cerca de 2,8 millones de araos en Alaska.

Sin embargo, sus muertes deben encender las alarmas sobre el estado del ecosistema. “Sus muertes nos dicen que debemos estar pendientes de que algo peor puede pasar”, dice Irons.