CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

Buzos denuncian a un pescador que mantiene a animales amarrados en jaulas submarinas

Por Paula Bravo Medina

(CNN Español) — Un grupo de amigos que buceaba en las Molucas septentrionales en Indonesia se encontró una escena aterradora en una pequeña isla de pescadores.

Durante uno de los descansos entre inmersiones se acercaron a la isla Kokoya, una pequeña y remota isla usualmente visitada por buzos durante los descansos y por turistas que hacen un recorrido por varias islas del país. En el lugar sólo viven dos familias de pescadores.

https://www.facebook.com/CNNee/videos/vb.89613772643/10153453107727644/?type=2&theater

Un hombre les invitó a acercarse al agua para mostrarles algo, y allí Galuh Riyadi, una buzo aficionada de 31 años, pudo ver con horror que el pescador tenía amarrados en una jaula bajo el agua a dos dugongos, un mamífero pariente del manatí.

En un cerco estaba el animal más grande, la madre, y en otro un dugongo más pequeño, al parecer su hijo, según relata Riyadi.

“Nos acercamos y el pescador nos dijo que los tenía amarrados porque lo estaban molestando. Dijo que rompían sus redes y se comían la pesca. Esto nos pareció raro porque los dugongos son vegetarianos”, le dijo Riyadi a CNN en Español.

“Luego nos enteramos de la verdadera razón por la que los tenía encerrados: les cobraba dinero a los turistas para verlos y tomarse fotos con ellos”.

Los mamíferos estaban amarrados por sus colas con una gruesa cuerda que les había dejado marcas profundas en la piel. “La más grande sangraba por la nariz y tenía varias cicatrices en el cuerpo”, recuerda la buzo aficionada. “Por sus heridas se notaba que llevaban en esa situación semanas”.

El pescador cobraba 80 centavos de dólar por verlos y 12 dólares por tomarse fotos.

View this post on Instagram

Found this poor creature tied up near Kokoya Island, Morotai during surface interval (https://goo.gl/maps/vwuRhtXGL8q). This Dugong was captured, tied up, and caged with insufficient food. We saw its tail and nose hurt, wounded by trying to get out. We've approached the fisherman who captured it and asked him to release it. He said he would, however because we only spent an hour in that island, we doubt he really released it because he seemed unwilling. Even if this stressed dugong is finally released, we're not sure it could survive in its own. So for anyone who knows someone who works at a conservation please forward this post to help handle this situation concerning dugong is categorized as an endangered species. There are two dugongs captured. The one in the picture is bigger and tied up. The other one is smaller but only caged, not tied. Please HELP.. #savedugong #saveendangeredspecies #morotai #diver #diving #scubadiver #scubadiving #diverslife #saltwater

A post shared by Galuh Riyadi (@galuhriyadi) on

Riyadi y sus amigos le exigieron que liberara a los animales. “Nos dijo que lo haría, pero que sería en la tarde porque necesitaba que un amigo viniera a ayudarle”.

View this post on Instagram

Nemu makhluk malang ini saat surface interval di Pulau Kokoya (https://goo.gl/maps/vwuRhtXGL8q). Dugong ini ditangkap, diikat dan dikurung dengan makanan seadanya. Kondisi ekor yg diikat luka parah. kita sudah melakukan pendekatan ke nelayan agar dugong tangkapan ini dilepas dan dia sudah bersedia (walaupun kita sendiri ragu). Karena cuma sejam di pulau tsb, kita tdk tau dilepas beneran atau ngga. Sebenarnya dugong yg stress ini jika dilepas jg belum tentu bisa survive. Mengingat hewan ini tergolong terancam punah, jika ada yg punya kenalan di balai konservasi mungkin bisa dibantu forward dan ditangani. Dugongnya ada dua ekor, satu yg lebih kecil tidak terikat namun dikurung di jaring yg berbeda. Anyone, please help…. *update : sudah dilepaskan dibantu oleh mentri Susi*

A post shared by Ryandito Mahendradani (@ryanmahendradani) on

Como sospecharon que el pescador no cumpliría su palabra, publicaron los videos y fotos en ls redes sociales y los difundieron a través de los grupos de buzos de la región. Además, Riyadi reportó la situación a la ministra de Indonesia de Pesca y Mar a través de Twitter.

“En una hora me respondió preguntándome por más información. La ministra dio órdenes para que las autoridades ambientales en el lugar. Liberaron primero al más pequeño, pero la grande tuvo que esperar por la gravedad de sus heridas. Según nos dijeron la liberaron este lunes”, relata Riyadi.

“Ahora están libres”, publicó la buzo en su cuenta de Instagram.

Las autoridades ambientales registraron el momento de la liberación: