(CNN) – Cuando alguien le suplica a la policía que lo arreste, es indicio de que algo anda mal.

Esa solicitud fue hecha por una mujer que vivía en la casa de Claude Lee Wilkerson, de 61 años de edad, en el área rural de Colorado. La policía se presentó en la casa al ser notificada de que posiblemente una mujer necesitaba ayuda.

Una vez que estuvo bajo la custodia de la policía, la mujer acusó a Wilkerson de haberla encadenado a una cama y convertirla en su esclava sexual durante meses. Finalmente fue desencadenada, como la policía la encontró. Pero la mujer, que no tenía donde vivir, temía ser asesinada por Wilkerson con la guadaña de la muerte si ella huía a las lejanías del oeste de Colorado.

Así que ella pidió ser arrestada y trasladada en una patrulla de la policía.

Ahora Wilkerson enfrenta varios cargos, entre ellos: secuestrar, agredir sexualmente y mantener prisionera a la mujer, quien está en la década de sus veinte años.

El defensor público de Wilkerson, Scott Troxell, se abstuvo de hacer comentarios sobre el caso de Colorado.

Una faceta dramática del caso es de qué manera Wilkerson, también conocido como "Tex", fue condenado en una oportunidad a pena de muerte en Texas y luego fue liberado después de que su confesión a la policía fuera descartada por la corte.

Una sentencia de muerte en Texas

Wilkerson había sido sentenciado a muerte en 1979, en el condado de Harris, Texas, después de que confesó su implicación en un robo armado de una joyería en el que tres testigos fueron asesinados.

Pero las convicciones fueron desestimadas en 1983 porque la policía lo interrogó sin que su abogado estuviera presente, aun cuando él pidió un abogado, según el que entonces fuera el abogado de la defensa de Wilkerson, Stanley Schneider.

Wilkerson más tarde se mudó a Gateway en el área rural del oeste de Colorado, casi a 483 kilómetros al suroeste de Denver. Él fue detenido en Gateway el 21 de febrero por cargos en relación con las acusaciones de la mujer.

Comenzó con una verificación de asistencia social

El caso comenzó cuando la policía fue a la casa de Wilkerson el mes pasado para realizar una verificación de asistencia social de la mujer después de que le notificaron que ella estaba siendo atada a una cama.

El jardín delantero de Wilkerson estaba cubierto de maleza y basura.

Según la orden de arresto, la mujer no estaba encadenada a la cama al momento de la visita de la policía, pero se veía incómoda durante la revisión de asistencia social y ella misma se colocó entre Wilkerson y el delegado del aguacil que hizo la visita.

En voz baja le dijo dos veces al delegado que quería ser arrestada por una orden de captura pendiente de 50 dólares, decía la declaración jurada.

El delegado le dijo que él no tenía planificado arrestarla, pero la mujer insistió.

"¿Puede usted arrestarme por mi orden de captura por favor?", le insistió al delegado.

El oficial entonces la detuvo y más tarde ella le dijo a la policía que ella había tenido "miedo de lo que sucedería si ella trataba de salir" de la propiedad de Wilkerson, según la declaración jurada.

Durante el trayecto a la estación de policía, la mujer le dijo a la policía que había estado sin hogar y estuvo de acuerdo en cuidar del jardín y limpiar la casa de Wilkerson pero nunca recibió un pago.

Pero Wilkerson, de 1,83 metros y 230 libras presuntamente la encadenó a una cama durante casi cuatro meses y la obligó a mantener relaciones sexuales con él dos veces al día, según la declaración jurada. El documento decía que, por lo general, le dejaba una pierna desencadenada.

Buena conducta, mala conducta

La víctima afirmó que en ocasiones Wilkerson la obligó a mantener relaciones sexuales con él en el suelo del baño como castigo y que fue tratada como una mascota y era recompensada por su buen comportamiento.

Pero en el par de semanas antes de la visita de la policía, Wilkerson supuestamente le encadenó sus manos a la parte delantera de su cuerpo en lugar de colocarlas detrás de su cuerpo y, finalmente, comenzó a desencadenarla por su buen comportamiento, decía la declaración jurada.

Ella no trató de escapar por miedo al castigo, ya que había "sierras tiradas por todos lados" y afirmó que tenía una "guadaña", la cual él dijo que era "el arma que usaba la parca", le dijo ella a la policía.

Además, según la declaración jurada, una adolescente que se escapó de su casa y que se alojaba en la casa de Wilkerson, admitió frente a la policía que ella había ayudado a Wilkerson a encadenar a la mujer indigente el otoño pasado después de que la mujer había estado allí durante un par de días.

La chica adolescente le dijo a la policía que después de algunas investigaciones sobre qué químicos utilizar, ella colocó limpiador de motores diesel en un trapo y trató de cubrir la boca y la nariz de la mujer para hacerla perder el conocimiento mientras que Wilkerson la encadenaba a la cama, según la declaración jurada.

'Caso único'

La policía no ha provisto más información sobre la adolescente que había escapado de su casa, solo dice que ella ya no estaba en casa de Wilkerson cuando él fue arrestado.

El sargento Henry Stoffel de la oficina del alguacil del condado de Mesa le dijo a CNN que las acusaciones son un "caso único".

El condado de Mesa es un área rural que cuenta con una "comunidad muy unida en la que todos se conocen", agregó Stoffel.

"Es casi increíble cuando escuchas estas historias en las que esta jovencita fue encadenada, sedada, y que usaron varios químicos para mantenerla allí y luego fue agredida sexualmente en repetidas ocasiones mientras estuvo allí", le dijo Stoffel a KKCO, afiliada de CNN.

El exdetective de la policía de Houston, Earl Musick, tomó la confesión de Wilkerson en la década de 1970 en Texas, y él le dijo a CNN que está "sorprendido de que a él (Wilkerson) le llevará tanto tiempo meterse en problemas otra vez". Musick ahora es abogado defensor.

Musick dijo que desearía que la Sección de Robos de la policía de Houston hubiera esperado al abogado de Wilkerson.

En total, Wilkerson está acusado de 10 cargos: dos cargos de secuestro, cuatro cargos de agresión sexual y un cargo en cada ocasión por detención ilegal, asalto en tercer grado, contribución a la delincuencia de una menor de edad y por albergar a una menor de edad.

Wilkerson, quien está detenido con una fianza de 1 millón de dólares, se presentará en una corte del condado de Mesa el 2 de mayo.

Sara Weisfeldt reportó desde Colorado, y Michael Martinez contribuyó desde Los Ángeles.