Nota del editor: Raúl A. Reyes, un abogado y miembro de la junta de colaboradores del USA Today. Síguelo en Twitter @RaulReyes. Las opiniones expresadas en esta crónica son suyas.

(CNN) - En una participación en una asamblea ciudadana el martes, los televidentes aprendieron que Donald Trump tiene una familia encantadora. Su esposa e hijos lo elogiaron como un esposo consumado, padre, amigo y modelo a seguir. Sin embargo, aunque esta fue una hora interesante que sin duda humanizó al grandilocuente Trump, el hecho de que gran parte de la familia estuviera en el escenario significó que desde el principio, el mismo Trump enfrentó preguntas difíciles.

Trump efectivamente hizo una alusión directa a los "valores de Nueva York" a diez minutos de haber iniciado el evento. Esto fue muy inteligente, y le recordó a los votantes del infame ataque de Ted Cruz contra su estado.

Sin embargo, su hija, Ivanka, quien ha sido el rostro del esfuerzo para motivar a las personas a votar por Trump en varios estados, fue poco convincente en explicar por qué no cambió su registro (de independiente a republicana) a tiempo para votar por su padre en las primarias de Nueva York, las cuales se llevarán a cabo el martes. Ella dijo que se debía a que el límite para cambiar de registro había sido "hace casi un año". La fecha límite fue el 9 de octubre.

De cualquier manera, como lo ha hecho antes, Ivanka esquivó cualquier discusión sobre los comentarios sexistas y el comportamiento misógino de su padre. Dijo que la política era una "industria despiadada". Pero ¿qué tal si abordara por qué su padre se siente cómodo insultando la apariencia de Carly Fiorina y el temperamento de Megyn Kelly?

A Melania Trump le fue bien, aunque sin darse cuenta, también brindó el momento más irónico de la hora. Mientras discutía cómo está criando a su hijo pequeño, ella mencionó la amenaza del bullying en las redes sociales. Mientras tanto, el acosador no. 1 de Estados Unidos —su esposo, quien ha llamado a algunas mujeres "perros" y "cerdos gordos"— estaba sentado junto a ella.

No hubo nada realmente ofensivo acerca de esta plática "cercana y personal" con la familia Trump, a menos que consideremos el contexto más amplio de todo el fenómeno de Trump. Es maravilloso que Trump parezca tener una relación tan cercana y cariñosa con sus hijos. Sin embargo, hay millones de maravillosas familias estadounidenses musulmanas, familias latinas y familias de inmigrantes que son víctimas de acoso y discurso de odio como una consecuencia directa del ascenso de Trump a la prominencia política. Cuando Trump pone a su familia en el centro de atención en este tipo de eventos, disimula lo desagradable de su campaña.

Habría sido fascinante preguntarle a los hijos de Trump cómo se sentirían si un candidato presidencial amenazara con separar a sus familias, o cómo se sentiría Ivanka si ella fuera víctima de ataques y acoso a causa de su religión. Es cierto, los hijos de Trump no son quienes se han postulado para ocupar un cargo, pero si se siguen poniendo a la vista del ojo público, también merecen ser cuestionados acerca de las posiciones de su padre.

Y existen algunos otros temas por los que Trump debería ser llamado a responder. Por ejemplo, ¿por qué considera que es apropiado llevar a cabo un evento de recaudación de fondos en Patchogue, Long Island, el jueves, el sitio donde un terrible crimen de odio ocurrió en 2008 contra un inmigrante? ¿Por qué Ivanka, una exitosa empresaria como su padre, también fabrica muchos de sus productos en China, a pesar de las críticas que su padre ha emitido contra el país? (Algunas de sus bufandas fueron retiradas recientemente porque presentaban un riesgo de incendiarse). Y ¿por qué tiene Donald Trump supuestamente un récord tan bajo de donaciones benéficas de su propio bolsillo? Aún no lo sabemos.

Por el lado positivo, Ivanka Trump se dejó ver como una persona cálida, preparada y considerada. Ella podría resultar siendo un tremendo activo para su padre en las elecciones generales. De hecho, dejó una impresión general tan positiva que una de las conclusiones de la asamblea ciudadana del martes fue que el miembro incorrecto de la familia Trump es el candidato a la presidencia.

Habría sido fascinante preguntarle a los hijos de Trump cómo se sentirían si un candidato presidencial amenazara con separar a sus familias,

Raúl A. Reyes