(CNN Español) - Tras el cambio de gobierno en Brasil que ha puesto a la presidenta Dilma Rousseff —por al menos un periodo de 180 días– fuera de juego, una de las grandes preguntas del momento es saber si ese cambio supondrá algo positivo para su maltrecha economia.

En mi conversación con el economista Paulo Vieira da Cunha, la conclusión parece bastante contundente: sí, definitivamente, el cambio político en Brasil tendrá consecuencias positivas en su economía.

Vieira da Cunha cree que sin duda el nuevo gobierno tiene la determinación de enfrentar el grave problema fiscal que vive el país, y definitivamente también inspira más confianza que el anterior a la inversión que desesperadamente necesita el país para aumentar su crecimiento.

Una mayoría amplia de expertos coincide con esa apreciación optimista, que les hace empezar a ver cierta suave salida de la crisis los próximos meses.

No te lo pierdas el programa este sábado 21 de mayo a las 7:30 pm (ET) y el domingo 22 de mayo a las 1:30 pm (ET)