CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Animales

5 reglas comunes, pero ignoradas, para mantener a los niños a salvo en el zoológico

Por Sandee LaMotte

(CNN) — La muerte de un gorila de 17 años a manos de sus cuidadores para proteger a un niño de 3 años que entró a su área ha caldeado los ánimos en las redes sociales y muchos se preguntan: ¿a quién hay que culpar? ¿a la madre o al zoológico?

Quizá haya una pregunta más importante: ¿los padres conocen la forma de mantener a sus hijos a salvo cuando visitan los zoológicos? Durante los pasados 26 años ha habido 256 casos de personas heridas en zoológicos según el grupo de derechos de los animales Born Free. 33 víctimas murieron por sus heridas.

Aunque la mayoría de ataques sucedieron entre los animales y sus entrenadores o cuidadores, hay un gran número de incidentes desafortunados con niños, una cifra que no incluye los menores que se salvaron.

Todos los zoológicos acreditados tienen avisos de precauciones que se deben seguir en el lugar. Algunos son de sentido común, pero depende de los padres seguirlos.

Mira algunos de los más obvios (pero claramente ignorados):

1. No dejes que tus niños molesten a los animales

Los vidrios de seguridad no siempre los protegerán. Por ejemplo, una familia que disfrutaba de la exhibición de los gorilas en el zoológico Henry Doorly Zoo de Omaha se llevó un tremendo susto. Una de sus hijas se golpeaba el pecho imitando a los machos gorilas cuando uno de ellos embistió el vidrio de seguridad con todo el peso de su cuerpo y lo agrietó.

Si eso hubiera pasado cuando otras familias ponen a sus bebés frente a las ventanas de una exhibición de leones, el resultado no hubiera sido tan tierno.

Incluso con la mejor seguridad posible, las cosas pueden salir mal. En abril de 1994, un guepardo en Jackson, Mississippi, escaló una cerca y atacó a un niño de 8 años que había estado provocando el animal a través de la reja. Por suerte, el niño sólo sufrió cortaduras y golpes menores.

2. No te esfuerces por obtener la mejor vista

El año pasado, una mujer estaba sosteniendo a sus dos hijos sobre la cerca del área de los guepardos en un zoológico en Clevelando cuando uno de los niños se le resbaló y cayó dentro del hábitat del felino. En este caso los animales ignoraron al niño y los dos padres saltaron la cerca para rescatarlo.

En 2012 otra familia no tuvo tanta suerte. Elizabeth Derkosh levantó a su hijo de 2 años sobre la cerca de los licaones (perro salvaje africano) en el zoológico de Pittsburgh. El menor cayó hacia atrás en el hábitat de los animales y fue devorado.

La familia demandó al zoológico diciendo que no actuaron a tiempo a pesar de que otras familias habían hecho lo mismo. El zoológico dijo que la culpa era de la madre. El caso fue conciliado en 2014 y los animales fueron transferidos a otros zoológicos.

3. Mantén a tus hijos cerca

En el incidente del zoológico en Cincinnati los testigos dicen que el niño logró pasar entre la primera cerca, cruzó por unos arbustos y luego atravesó otra barrera antes de caer en el área del gorila. Según los funcionarios del zoológico es la primera vez que alguien viola los cerramientos desde 1978 y es la única vez que han tenido que matar a un animal por una situación peligrosa.

En 2006, una niña de 9 años hizo caso omiso de los avisos de seguridad y trepó al hábitat de las suricatas en Minnesota donde fue mordida. Para llegar allí tuvo que pasar por varias barreras y trepar una reja. El zoológico tuvo que matar a una familia de 5 suricatas para evaluar si tenían rabia. Los resultados dieron negativos.

4. No a las fotos

Todavía hay parques que permiten que los visitantes se tomen fotos con animales salvajes, entre ellos primates o felinos. Sin importar qué tan seguro parezca, los expertos dicen que no hay que arriesgarse.

En 2005, un joven de 17 años fue atacado y murió cuando intentó tomarse su foto de graduación con un tigre siberiano en el santuario de animales en Kansas. El dueño no pudo contener al animal a pesar de que estaba amarrado.

5. Respeto, respeto, respeto

Enséñale a tus hijos que los animales en el zoológico no son versiones reales de sus peluches, sino seres salvajes que reaccionarán por instinto. Eso incluye los animales de granja que quizá no reaccionen tan bien si los golpean o halan.