(CNN Español) – El mundo está horrorizado.

El papa Francisco rechazó la masacre ocurrida en Orlando.

En un comunicado, el pontífice dijo que se une al dolor de las familias de las víctimas y de los heridos por el atentado en una discoteca gay, que dejó más de un centenar de muertos y heridos.

La declaración señala que al obispo de Roma el dramático número de víctimas inocentes le ha causado “los más profundos sentimientos de horror y condenación, de dolor y de confusión por esta nueva manifestación de locura homicida y odio sin sentido”.

En una alocución el presidente de Estados Unidos Barack Obama condenó el acto y dio la orden de poner las banderas de la Casa Blanca y otros edificios a media asta:

El presidente de México, Enrique Peña, escribió un mensaje de solidaridad en Twitter.

La Cancillería de Guatemala dijo que su consulado en Orlando trataba de establecer si había ciudadanos de su país entre las víctimas, pues en esa ciudad viven cerca de 6.000 guatemaltecos

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos envió un mensaje a Barack Obama repudiando los hechos:

El vicepresidente de Estados Unidos Joe Biden dijo que las víctimas "eran inocentes y estaban celebrando el amor y la vida" y fueron "brutalmente asesinadas en un acto de odio puro y terror impronunciable".

"Eran nuestros hermanos y hermanas; nuestros amigos, vecinos y seres queridos. En los siguientes días sabremos más de estas 50 almas y las vidas que vivieron y el mundo que hicieron mejor".

Biden expresó sus condolencias pero dijo que no eran suficientes para "terminar con este tipo de tiroteos irracionales. La violencia no es normal, y atacar a la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero es malvado y aborrecible".

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, emitió un comunicado que difundió a través de sus redes sociales solidarizándose con Estados Unidos y la comunidad LGBT:

El mandatario de Francia Francois Hollande dijo que condenaba con horror la matanza en Orlando y que extendía las condolencias del pueblo francés para los estadounidenses:

El senador Marco Rubio envió sus oraciones a los heridos y a las familias de las víctimas mortales y llamó a que la gente donara sangre en Orlando:

La virtual candidata demócrata Hillary Clinton dijo que no sólo había sido un acto de terror sino un acto de odio y extendió su solidaridad para la comunidad LGBT diciéndoles que "contaban con millones de aliados en nuestro país. Yo soy una de ellas". Además, emitió un comunicado en su página web en inglés y español:

El senador Bernie Sanders dijo estar triste y horrorizado, y publicó un comunicado: