(CNNMoney) - El empresario británico John Mappin dice que nunca había hecho una apuesta antes de la llegada al escenario político de Donald Trump.

Mappin ganó 100.000 libras esterlinas (124.000 dólares) tras llevar a cabo una cierta cantidad de apuestas sobre el ascenso político de Trump en los pasados 18 meses. La firma de apuestas William Hill confirmó sus ganancias el miércoles, inmediatamente después de la victoria de Trump sobre Hillary Clinton en las elecciones presidenciales estadounidenses.

Mappin, quien posee el hotel del castillo Camelot en Cornwall (Inglaterra), le dijo a CNNMoney que estaba convencido de que Trump iría a ganar las elecciones tan pronto el magnate anunció su candidatura el año pasado.

Asegura haber usado un sistema especial de análisis de datos, perfeccionado por dos décadas, para calcular los resultados de las elecciones. Esto lo convenció de que debía apostar.

“Me convencí en tres días de que él podría ganar”, le dijo Mappin a CNNMoney. “Es la primera apuesta que había hecho”.

Desde junio del 2015, Mappin hizo treinta apuestas sobre la opción de Trump para ganar la candidatura republicana y luego las elecciones generales. Mappin estimó que gastó en Trump un total de 5.000 libras (6.200 dólares).

Ahora que los resultados están a la vista, dice que está encantado. “(Trump) realmente pensó en varias de las preocupaciones reales de los estadounidenses”, añadió.

“No me preocupa el dinero. Me preocupa el hecho de que este candidato ha hecho algo que este mundo realmente pero realmente necesitaba”.

Mappin es sólo uno de los muchos británicos que apostaron en Trump contra los pronósticos, y los sorpresivos resultados le van a costar millones a las casas de apuestas.

Las compañías de apuestas británicas aceptaron cerca de 230 millones de libras (284 millones de dólares) de apostadores nacionales como del resto de Europa.

Betfair, que tiene una plataforma online para que apostadores avanzados compitan unos contra otros, recaudó en el pico de las apuestas 199 millones de libras (246 millones de dólares).

Betfair dice que fue su mayor evento de apuestas en su historia, sobrepasando todos los eventos deportivos e incluso el referendo del Brexit.

La compañía aún no ha calculado todas las ganancias y pérdidas en la plataforma, pero dijo que una sola persona introdujo una serie de apuestas por Trump, dando lugar a un pago de 2 millones de libras (2.5 millones de dólares).

Las firmas de apuestas mostraron que las opciones de Clinton para ganar fueron calculados el martes aproximadamente en un 80 %. Similares obstáculos enfrentó el referendo del Brexit en junio, con los corredores de apuestas a la espera de que la mayoría de los votantes del Reino Unido hubiera querido permanecer en la Unión Europea. Pero el resultado final mostró que el 52 % de ellos optó por dejar el bloque continental.

Paddy Power provocó grandes titulares el mes pasado al pagar cerca de un millón a clientes que habían apostado por Clinton, diciendo que sus chances eran tan firmes a su favor que quiso salirse de la apuesta.

Posteriormente aceptó más apuestas y ahora tiene que pagarle a los seguidores de Trump también. Pagará aproximadamente cinco millones de dólares a los apostadores en las elecciones estadounidenses.