(CNN Español) - Más de cien años después del brutal asesinato a una dama de la alta sociedad uruguaya, la trágica historia sigue conmocionando al Uruguay, así lo demuestra Mejor callar, un libro reciente del célebre autor Diego Fischer.

El asesinato de Celia Rodríguez Larreta por parte de su marido Adolfo Latorre conmocionó al país en 1904. Latorre mató a su mujer de dos balazos por ser infiel. El abogado Teófilo Díaz, quien intentó reconciliar a la pareja, luego terminó matando al marido de Celia.

Fischer, autor de varias novelas históricas como Al encuentro de las tres Marías Tres hombres y una batalla habló con CNN Radio sobre las revelaciones de su investigación, hechos que habían sido tapados por razones políticas en la Uruguay de la Belle Époque ya que Celia Rodríguez Larreta y Adolfo Latorre pertenecían a la clase aristocrática del país.

El divorcio no estaba permitido.

Explicando por qué conmueve todavía esta historia a Uruguay, Fischer señaló: “En esta historia se mezclan y se entrelazan no sólo lo temas de violencia de género sino que también queda muy claro el mensaje o lo que era la norma imperante no escrita de aquellos años: que las mujeres que se atrevían a salir del libreto que se les asignaba podían terminar como terminó Celia”.

Según Fischer, el asesinato de Celia es una “fecha destacada dónde hay un antes y un después en la historia de Uruguay. Un florecimiento en Uruguay de intelectuales, de escritores y poetas que miraba a Francia, mejor dicho, una ciudad que miraba a París y que daba la espalda a la realidad del campo donde acontecía guerras fratricidas y se sangraban hermanos”.

"Adolfo Latorre. que era el marido de Celia Rodríguez Larreta, la asesina de dos tiros y poco después, dos horas más tarde en el mismo lugar, llega el abogado de Celia Rodríguez Larreta, Teófilo Díaz, y le pega un tiro a Latorre quien muere pocas horas más tarde. El hecho fue bautizado como los crímenes del Hotel del Prado y causó una gran conmoción no sólo en Montevideo, sino en Buenos Aires porque tanto la familia Rodríguez Larreta como la familia Arteaga, que era la familia materna de Celia, estaban muy vinculadas en ambas márgenes del Río de la Plata", dice Fischer.

Tras una investigación que le llevó dos años, Fischer comprobó que el abogado que mató al marido de Celia no lo hizo por razones de justicia o revancha. Fue impulsado por motivaciones personales y una relación de amores que lo unía con la madre de Celia.

El autor da una mirada crítica sobre la sociedad uruguaya de 1900 y sostiene que la clase alta era hipócrita.

"En muchas casas donde habitaban estas familias de puertas adentro se vivía un clima de violencia de género o como se diría hoy de violencia doméstica fundamentalmente las mujeres y, luego traspasado el umbral, cerrado los portales y en las calles era todo una puesta en escena. Las mujeres se vestían con sus mejores galas y los caballeros también. Y allí transcurría una vida que poco tenía que ver con la vida real e intima de estas personas”.

Fischer apunta a que todavía se disputa una herencia importante de la familia y asegura en la entrevista, que Celia tenía solo 14 años cuando se casó y que “el pecado" que tuvo que pagar es “ser una mujer libre a su manera”.

A través de su investigación el autor logró ubicar a los descendientes de Celia Rodríguez Larreta, ya que al poco tiempo de su muerte, la familia y sus dos pequeñas hijas partieron del Uruguay porque no pudieron soportar el castigo moral que le impuso la sociedad.

“He ido comprobando a través de mis investigaciones periodísticas —hago siempre la precisión de que soy periodista (y no un historiador) que hace investigaciones y esas investigaciones luego se transforman en libros— que la historia ha sido contada siempre desde un solo punto de vista, sesgada o deliberadamente adulterada. En este caso, a veces por razones políticas, otras veces por intereses económicos o porque no era correctamente, socialmente correcto estar ventilando estas historias".

Escucha al autor contar cómo encontró a la familia de Celia Larreta en Brasil, los bisnietos y la conmoción que sintieron al enterarse de la historia en la presentación del libro Mejor callar en el Hotel del Prado, el mismo hotel donde Celia fue asesinada en 1904. También Diego Fischer cuenta la historia del político y periodista uruguayo Luis Alberto de Herrera y su aventuras con Celia.