(CNN) - El expresidente de Estados Unidos, George H.W. Bush, fue hospitalizado, según confirmó este miércoles un vocero de la familia, que horas más tarde anunció que su esposa, Barbara Bush, también había sido hospitalizada.

Jim McGrath, vocero de los Bush, le dijo a CNN que el presidente número 41 de Estados Unidos "ingresó al hospital Methodist de la ciudad de Houston el sábado pasado, por un problema respiratorio agudo derivado de una neumonía". Según McGrath, los médicos "realizaron un procedimiento para proteger y despejar sus vías respiratorias que necesitaba sedación".

Aseguró que Bush está respondiendo bien a los tratamientos y que pronto será dado de alta.

Por su parte, la exprimera dama ingresó al hospital este miércoles, tras "experimentar tos y fatiga", según un comunicado publicado por McGrath.

El jefe de personal de George Bush padre, Jean Becker, le dijo al diario The Houston Chronicle y a la emisora KHOU que el exmandatario "estaba bien".

George H.W. Bush en la Casa Blanca, en julio de 2013. (Getty Images)

George H.W. Bush en la Casa Blanca, en julio de 2013. (Getty Images)

Ya se sabía que Bush, presidente entre 1989 y 1993, no asistiría a la toma de posesión del presidente electo Donald Trump en Washington este viernes, debido a problemas de salud.

El 10 de enero pasado, Bush le envió una carta a Trump en la que se disculpaba por no ir a la ceremonia y le decía que él y Barbara "le deseaban lo mejor en el comienzo de la increíble travesía de liderar a nuestro gran país".

"Mi médico dice que si salgo en enero, eso tal vez me ponga bajo tierra. Lo mismo le dijo a Barbara", escribió Bush en la carta, dada a conocer primero por ABC News. "Así que creo que estamos atrapados en Texas".

En la tarde del miércoles, Trump les deseó una pronta recuperación tanto a George como a Barbara Bush y les agradeció "por su maravillosa carta", a través de un mensaje enviado desde su cuenta de Twitter.

Varias problemas de salud han tenido al expresidente de 92 años alejado de las cámaras y los reflectores en los últimos años, durante los cuales ha hecho muy pocos comentarios públicos.

Hace años, Bush reveló que sufría mal de Párkinson y que eso ya no le permitía caminar. Para movilizarse usa una silla de ruedas o un scooter y en el 2014 y en el 2015 tuvo otras dos alertas por problemas de salud.

En diciembre del 2014 fue hospitalizado tras sufrir dificultad para respirar, y en julio del 2015 se cayó en su casa en Kennebunkport (Maine) y se rompió la vértebra C2 en el cuello.