CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

La abuela china de 93 años que hace kung-fu y es una sensación en internet

Por Chieu Luu, Nanlin Fang

(CNN) — Puede que sea pequeña, pero Zhang Hexian es capaz de darte un puñetazo.

Es uno de los muchos movimientos de artes marciales que ha logrado dominar en los 89 años que tiene de practicar el kung-fu.

La abuela de 93 años se ha convertido en una sensación en las redes sociales de China, luego de que se viralizaron algunas fotos suyas practicando ese milenario arte marcial chino.

Zhang Hexian, de 93 años, les enseña sus movimientos de kung-fu a muchos de sus vecinos.

Zhang Hexian, de 93 años, les enseña sus movimientos de kung-fu a muchos de sus vecinos.

Para Zhang, el kung-fu ha sido parte de su vida casi desde que tiene memoria.

“Comencé cuando tenía 4 años”, le contó a CNN. “Es una tradición familiar que ha durado más de 300 años”.

Zhang, quien vive en la provincia de Zhejiang, en el sureste de China, dice que todos los miembros de su familia saben kung-fu, un arte marcial que inculca disciplina y fortaleza. Recuerda cómo se levantó una mañana y comenzó a practicar en la cama, a pesar de que las cobijas todavía la estuvieran cubriendo.

publicidad

“Nací en 1924, un momento en que China estaba en guerra con otros países”, dice Zhang. “Así que el kung-fu también era una buena forma de aprender autodefensa”.

Zhang se levanta todos los días a las 5 de la mañana para practicar artes marciales.

Zhang se levanta todos los días a las 5 de la mañana para practicar artes marciales.

El tipo de kung-fu que Zhang practica viene de la provincia de Fujian y abarca 15 estilos distintos. Cada estilo tiene cerca de 36 movimientos. Según ella, toma unos tres años aprender por completo cada estilo. Zhang los domina todos, pero dice que lo más duro es el principio.

“Lo más difícil es aprender a ponerse en cuclillas con firmeza, porque hace que mis músculos me duelan mucho”, dice Zhang. “Recuerdo haber estado tan adolorida que ni siquiera podía ir al baño. Y éramos una familia pobre, así que después de practicar siempre estaba hambrienta pero no teníamos nada que comer”.

A pesar de eso, Zhang se apegó a la práctica diaria de las artes marciales, incluso en sus años dorados, despertándose cada mañana a las 5 de la mañana para hacer sus ejercicios. Su tipo favorito de kung-fu utiliza palos de bambú para pelear contra el oponente.

La abuela también está convencida de que le debe su buena salud al kung-fu, al sueño abundante y a una dieta saludable rica en vegetales y con poca carne. Y dice que por eso nunca ha tenido que ir al hospital.

“Para tener un buen cuerpo necesitas ejercitarte y mantener una actitud positiva”, cuenta. “También es importante ayudar a otros con frecuencia”.

Con el transcurso de los años, muchos de los miembros de la familia de Zhang se han mudado así que no se unen para practicar juntos el kung-fu. Zhang llenó ese vacío enseñándoles a sus vecinos.

El estilo de kung-fu que Zhang practica viene de la provincia de Fujian.

El tipo de kung-fu que Zhang practica viene de la provincia de Fujian y abarca 15 estilos distintos.

Y sobre su recién ganada fama en internet, opina con mucha modestia: “Nunca pensé en ser famosa. Si la gente ama el kung-fu, mi familia puede enseñarle. Le hemos enseñado a la gente de por aquí, pero nunca imaginé que consiguiera la atención de personas de otras partes del mundo”.