CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
El Salvador

El Salvador le pide a EE.UU. crear una estrategia para evitar el “pánico migratorio” de sus ciudadanos

Por CNN Español

(CNN Español) — Una comisión política de El Salvador llegó este lunes a Washington para abogar por los derechos humanos y evitar las deportaciones masivas de los inmigrantes salvadoreños de Estados Unidos. Los miembros de la comisión se reunieron con el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, según informó este lunes la cancillería de El Salvador en un comunicado.

“Nosotros lo que hemos logrado determinar es que existe un pánico migratorio por [parte de] muchos salvadoreños… El tema principal es poder lograr platicar con ellos [EE.UU.] para garantizar el debido proceso, un respeto a los derechos humanos para casi 3 millones de salvadoreños que viven en Estados Unidos”, le dijo este martes a CNN en Español el presidente de la Asamblea de El Salvador, Guillermo Gallegos, quien encabeza la comitiva de diputados en Washington.

Desde este lunes y durante tres días, la comisión encabezada por el canciller de El Salvador, Hugo Martínez, y otros diputados salvadoreños de la Comisión de Relaciones Exteriores, Integración Centroamericana y Salvadoreños en el Exterior, está en la capital de Estados Unidos para hablar sobre temas de inmigración y de seguridad de sus connacionales.

publicidad

La comitiva se reunirá este martes con congresistas y senadores estadounidenses y este miércoles, con los senadores republicanos Marco Rubio y Bob Menéndez, según le dijo Gallego a este medio.

El presidente de la Asamblea salvadoreña, que se reunió con Kelly, calificó este encuentro como «positivo» y destacó que el secretario de Seguridad Nacional les brindó “mucho apoyo y respaldo” a El Salvador respecto a su petición.

“[Kelly] se comprometió también a que se puedan respetar los derechos de todos los inmigrantes aquí en el país; los derechos humanos, sobre todo, y pues lo que encontramos en él fue mucha disponibilidad”, le dijo Gallego a CNN en Español.

En la reunión, el funcionario estadounidense acordó seguir apoyando programas locales como la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, una iniciativa firmada por los dos gobiernos en febrero de este año, por un monto de 97,9 millones de dólares para trabajar en dos áreas importantes: seguridad ciudadana y crecimiento económico.

Esto con el fin de generar condiciones productivas en el país para evitar que los salvadoreños “no se vean en la necesidad o en la obligación de migrar a Estados Unidos”, añadió Gallego.

Deportaciones masivas

La separación de las familias es otro tema por el que el gobierno de El Salvador se dirige a Washington, pues quieren evitar que la deportación masiva genere desintegración familiar.

“Están dándose casos que padres son deportados y sus hijos quedan acá y la desintegración familiar es muy importante para nosotros”, agregó el diputado Gallego, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional, GANA.

Las deportaciones masivas también representan un gran problema para El Salvador, pues esta situación generaría grandes complicaciones en ese país.

“Una deportación masiva de salvadoreños viene a complicarnos enormemente como país, ya que nuestro país atraviesa problemas económicos como cualquier país de la región”, agregó Gallego. «Incrementaría el desempleo, entre otras cosas y se generan muchos problemas».

Solo en lo económico, las remesas que enviaron los salvadoreños desde Estados Unidos a sus familiares en 2016 alcanzaron un monto histórico de 4.576 millones de dólares, 306 millones de dólares más que en 2015.

Las autoridades de El Salvador buscan con estas reuniones prorrogar el Estatus de Protección Temporal (TSP, por sus siglas en inglés) para los ciudadanos que viven en Estados Unidos, cuya vigencia va desde el 9 de marzo de 2001 hasta el 9 marzo de 2018.

A través del TPS el gobierno de Estados Unidos les da condiciones especiales a los ciudadanos de —en este caso— El Salvador un estatus temporal debido a condiciones de seguridad que les impiden regresar a su país.

Gracias a ese estatus especial los salvadoreños no son deportados de Estados Unidos por su estatus migratorio y pueden tener una autorización de empleo, según el Departamento de Seguridad Nacional.

El TPS no conduce al estatus como residente legal ni le da a su portador ningún estatus migratorio diferente, según señala el Servicio de Inmigración de Estados Unidos.

Sin embargo muchos salvadoreños, algunos de ellos con TPS, han sido deportados hacia su país de origen.

Solo en 2016, un total de 52.548 salvadoreños fueron deportados; de ese total 21.340 fueron devueltos desde Estados Unidos, los otros 31.147 fueron deportados desde México, según cifras de la Dirección General de Migración y Extranjera de El Salvador, DGME.

Entre enero y febrero de este año, 3.244 salvadoreños fueron deportados desde Estados Unidos, según cifras de la DGME.

No todos los salvadoreños califican para este estatus, por ejemplo, quienes hayan sido condenados por algún delito o varios delitos menores cometidos en Estados Unidos.

Este programa nació después de un desastre natural que ocurrió en ese país, específicamente por la devastación resultante de una serie de terremotos que ocurrieron en 2001.