CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
República Dominicana

Más de 14.000 damnificados en República Dominicana por fuertes lluvias

Por CNN Español

(CNN Español) — Veinticuatro de las 32 provincias de República Dominicana se encuentran en alerta tras el temporal que viene azotando al país y que ha obligado a la evacuación de 14.090 personas, según el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) del país caribeño.

En alerta roja se encuentran las provincias de Duarte y San Cristóbal. En amarilla las de Monte Plata, Monseñor Nouel, San José de Ocoa, María Trinidad Sánchez, Sánchez Ramírez, La Vega, Valverde, Montecristi, El Seibo, Samaná, La Altagracia, Hato Mayor, San Pedro de Macorís y Santiago.

En alerta verde están las provincias de Romana, Peravia, Espaillat, Barahona, El Gran Santo Domingo, San Juan, Hermanas Mirabal y Azua.

Conforme a lo dicho por el COE, la región del Bajo Yuna (en la provincia de Duarte) es una de las más afectadas por el fenómeno como consecuencia del aumento súbito de las aguas del río Yuna. A esa región se han desplazado dos unidades especializados en búsqueda y rescate acuático de la Defensa Civil dominicana.

Mapa de amenazas por inundaciones en República Dominicana. (Crédito: Centro de Operaciones de Emergencia)

Según la Oficina Nacional de Meteorología de República Dominicana (Onamet), el fenómeno meteorológico seguirá causando “aguaceros dispersos con tormentas eléctricas y aisladas ráfagas de viento en gran parte del territorio nacional”.

Aspecto de una carretera bloqueada por un derrumbe en el norte del país. (Crédito: Centro de Operaciones de Emergencias)

En Duarte (norte), la provincia más afectada por el vendaval, el cielo estará “nublado con aguaceros, tormentas eléctricas y ráfagas de viento”, informa la Onamet en su reporte diario.

El presidente dominicano, Danilo Medina, visitó ayer la región del Bajo Yuna, donde destacó que hubiera habido “grandes pérdidas” si no se hubiera dragado el río Yuna en el 2013.

“Hay algunos muros rotos y es necesario un nuevo dragado porque se ha arrastrado mucha tierra”, expresó el mandatario.