CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terremotos

¿Qué implica el terremoto de México para California?

Por Jean-Paul Ampuero

Actualizado viernes 22 de septiembre

Nota del editor: Jean-Paul Ampuero es profesor de Sismología en el Laboratorio Sismológico del Instituto de Tecnología de California. Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen exclusivamente al autor.

(CNN) — A medida que vemos las imágenes de la devastación en México, tras el segundo terremoto que el país sufre este mes, los habitantes de California pueden estarse preguntando si están bien preparados para algo parecido.

Este viernes hubo un sismo de 5,7 en la costa del norte de California. 

Pero los terremotos en California y en México son distintos, y es importante entender eso si queremos aprender las lecciones que nos permitan estar mejor preparados para ellos en un futuro.

LEE: México fue sacudido por dos grandes terremotos este mes. Te explicamos por qué

Primero, la actividad tectónica en cada área es diferente: California se sienta en el límite entre dos placas que se rozan una a la otra horizontalmente. Las placas de México y del resto del “anillo de fuego” del Pacífico, una área de intensa actividad sísmica, se rozan entre ellas verticalmente.

Eso produce terremotos más fuertes en México. Los peores terremotos en México ocurren en alta mar y crean tsunamis, pero los terremotos como tal están lejos de Ciudad de México.

En cambio, los peores terremotos en California ocurren tierra adentro, en la llamada falla de San Andrés, y por eso no producen tsunamis. Aunque son más pequeños que terremotos como los que hemos visto causar tanta devastación en México, ocurren peligrosamente cerca de Los Ángeles.

Dada esa diferencia de distancia, es mucho más desafiante construir un sistema de alarmas para terremotos en Los Ángeles que en Ciudad de México, lo que significa que el tiempo disponible para declarar una alerta es mucho más corto en California.

La segunda gran diferencia es el suelo sobre el cual fueron construidas ambas ciudades. Ciudad de México está sobre un antiguo lago, lo que implica que su suelo es blando y húmedo. Se comporta como una taza de gelatina cuando se sacude. Hace que el movimiento de la tierra sea más intenso y dure más tiempo. Por esta razón, el impacto de terremotos distantes es más dramático en Ciudad de México que en California.

MIRA: Momentos de horror del rescate de niños tras terremoto en la Ciudad de México

Finalmente, las casas en California y en México están construidas de maneras distintas. La casa típica de madera de un piso de California es liviana y no colapsa durante un terremoto. El mayor peligro lo causan los objetos que vuelan alrededor, debido al fuerte temblor. La recomendación general en California es arrojarse al suelo, cubrirse y aguantar.

La reacción más segura que se puede tener durante un terremoto en México, especialmente en construcciones débiles que es probable que colapsen, puede ser completamente diferente.

Los mayores peligros en el periodo inmediatamente posterior a un terremoto también cambian. Por ejemplo, en California las casas de madera con sistemas de gas público tienen grandes riesgos de incendiarse.

Debemos ser cuidadosos y entender las diferentes debilidades de las construcciones que nos rodean cuando viajamos o directamente migramos a una ciudad o a un país distinto al nuestro. Los consejos más sabios que seguramente funcionan en México, seguramente serían un desastre en California. Y viceversa.

Cuando los daños causados por un gran terremoto exceden la capacidad de respuesta de las autoridades, los ciudadanos se convierten en los primeros en responder.

Para terminar, una lección importante: podemos estar preparados para un terremoto como individuos, y como familias, pero si no estamos preparados como comunidad, nos bajos a hundir juntos. Y si California falla, todo Estados Unidos puede falla.

Prepararse es una responsabilidad de toda la comunidad.