CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historia

Alan Turing, el genio de la informática moderna, tenía malas calificaciones

Por Manisha Ganguly

(CNN) – Alan Turing, el padre de la informática y quien pudo descifrar los códigos alemanes en la Segunda Guerra Mundial, no era de niño precisamente el genio en el que terminó convirtiéndose, si se le da crédito a sus libretas de calificaciones durante la época escolar.

Escribiendo en 1929, el profesor de matemáticas de un Turing adolescente admitió que su alumno mostró una “promesa distinta” en el tema. Sin embargo, señaló que carecía de la capacidad de plantear en el papel una solución “inteligible y legible”, necesaria para ser un “matemático de primera clase”. ”

Su maestro de física incluso advirtió: “Debe recordar que Cambridge querrá conocimientos sólidos en vez de ideas vagas”. Y su tutor de inglés no se quedó atrás, pues lo reprendió por sus ideas “grandiosas”.

El reporte escolar de Alan Turing, que se exhibe en la exposición Codebreakers and Groundbreakers en el Museo Fitzwilliam de Cambridge.

Las pruebas de las fallas académicas que tuvo esta mente maestra de las matemáticas se exhiben en una nueva exposición: Codebreakers and Groundbreakers, en el Museo Fitzwilliam de Cambridge.

Matemático, genio, excéntrico

Turing fue educado en la Escuela Sherborne en Dorset, al sur de Inglaterra, y posteriormente en el King’s College, de Cambridge. Durante la Segunda Guerra Mundial se unió al grupo élite de Bletchley Park, que se dedicaba a descifrar códigos secretos alemanes.

Su equipo tenía la tarea de desencriptar los mensajes que eran enviados a través de Enigma, la herramienta de comunicación cifrada que utilizaban los Nazis y otras potencias del Eje.

Conocido como “Prof” entre sus compañeros, y famoso por su excentricidad, Turing desarrolló el Bombe, una máquina capaz de descifrar el código secreto.

Las máquinas Enigma eran utilizadas por los poderes del Eje para codificar y decodificar mensajes secretos durante la Segunda Guerra Mundial.

Los esfuerzos de Turing fueron cruciales para interceptar y traducir miles de mensajes, ayudando así a los Aliados a cambiar el curso de la guerra y a salvar miles de vidas.

James Grime, matemático y uno de los curadores de la exposición, le explicó a CNN que el método para descifrar los mensajes se centró en “dos manera de decodificar el mensaje: una parte matemática, Alan Turing, y una parte linguístca, Michael Ventris. Fue esta colaboración la que hizo posible revelar el código”.

Padre de la informática moderna

“Alan Turing es el padre de la informática moderna”, dijo Patricia McGuire, archivista de King’s College. “Su trabajo sobre números computables sigue siendo uno de los documentos fundamentales de la informática”.

Los boletines de calificaciones fueron un préstamo de los Archivos Digitales de Alan Turing en el King’s College.

También están expuestas las cartas que Turing le envió a su madre desde Bletchley Park, en las que detalla cómo él y un amigo ayudaron a dos niños judíos a encontrar refugio en Gran Bretaña.

Además, se exhiben dos raros dispositivos de codificación, cedidos por el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ): un U-Boat Enigma M4 de 1944, utilizado por la armada alemana, y su homólogo británico, el Typex Mk 22.

Turing se suicidó en 1954, cuando tenía 41 años: dos años después de que fuera sometido a la castración química como castigo por su actividad homosexual, que entonces era considerada un crimen en Gran Bretaña.

En 2013, recibió el perdón real de la reina Isabel II. La llamada “Ley de Turing”, aprobada en enero de 2017, otorgó indultos similares a los miles de hombres homosexuales y bisexuales que fueron condenados por delitos que ahora están abolidos.

Angela Dewan y Jethro Mullen contribuyeron a este informe.