(CNN) – Rogelio Martínez era del tipo de persona que siempre se ciñe a las reglas. Así que cuando vio la oportunidad de convertirse en un agente de Protección de Fronteras de Estados Unidos, se unió para ayudar a reforzar la ley, cuenta su madre Elvia Martínez.

Rogelio era “un buen hombre, un muy buen hijo” asegura. Él se mantenía en contacto con ella todos los días a través del teléfono.

Hasta este fin de semana.

Martínez, de 36 años, murió en el hospital en la mañana del domingo, un día después de ser encontrado herido en una alcantarilla al suroeste de Texas, en lo que el FBI describió como un “trágico incidente”. Tanto Martínez como otro agente fronterizo sufrieron heridas traumáticas en la cabeza y otras heridas como huesos rotos, de acuerdo al FBI.

Pero los detalles de lo que ocurrió a los agentes no están claros y Elvia Martínez afirma que toda la familia no puede entender por qué su amado hijo está muerto.

“Lo amo y lo extraño”, asegura.

El FBI, que lidera la investigación, no ha explicado aún qué causó las heridas fatales. El agente especial encargado de la división del FBI en El Paso, Emerson Buie Jr., dijo este martes que la agencia está investigando “un potencial ataque a un funcionario federal”.

Varios funcionarios electos en Texas han descrito el incidente como un “ataque” y el presidente Donald Trump se refirió al hecho, en Twitter, como una razón para construir el muro en la frontera.

“Un agente de Protección de Fronteras muerto en la frontera sur y otro herido de gravedad. Vamos a encontrar y llevar ante la justicia a los responsables. Vamos, y debemos, construir el muro” escribió Trump en un tuit.

Lo que se sabe

Martínez había sido un agente de Aduanas y Protección de Fronteras desde el 2013, afirman funcionarios. Él y su compañero estaban de guardia cerca de la autopista interestatal 10 en el sector Big Bend de Texas, cuando respondieron a una actividad, de acuerdo al departamento de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos.

El compañero de Martínez reportó que ambos estaban heridos y necesitaban ayuda, de acuerdo a Aduanas y Protección de Fronteras. Ambos fueron encontrados a unos 19 kilómetros al este de Van Horn a las 11:30 p.m. del sábado, según el FBI.

Martínez no recibió ningún disparo, dijo un portavoz de Aduanas y Protección de Fronteras. Los resultados de la autopsia están pendientes, aseguró el FBI.

El otro agente fronterizo sobrevivió, pero estaba teniendo problemas para recordar el incidente, dijo Chris Cabrera, un portavoz del Consejo Nacional de la Patrulla Fronteriza. El agente fue dado del alta del hospital este miércoles, confirmó un portavoz del hospital.

Martínez tenía un hijo, dos hermanos y una prometida de acuerdo a su obituario. Se graduó de la secundaria de Irvin, en El Paso, en 1999 y estudio diseño gráfico en la universidad, contó su madre.

El estaba “siempre sonriendo”, aseguró y era “difícil hacerlo enojar”.