Wilbert Jones sostiene la mano de su nieta Wajeedah Jones mientras deja la Parish Prision en Baton Rouge este 22 de noviembre. (Crédito: Gerard Herbert/AP)

(CNN) - Después de casi 46 años en una prisión de Lousiana, Wilbert Jones recuperó su libertad este miércoles, luego de que un juez anulara la condena en su contra por un caso de violación emitida en 1971.

Podrías decir que se trata de regalo de cumpleaños atrasado, pues Jones cumplió 65 años el pasado 1 de noviembre.

“Me robaron mi vida por algo que no hice”, le dijo el hombre a la afiliada de CNN, WAFB, durante una entrevista tras su liberación.

Jones fue condenado por haber violado a una enfermera después de secuestrarla a las afueras del hospital de Baton Rouge, el 2 de octubre de 1971. Lo arrestaron, enfrentó un juicio y posteriormente fue sentenciado a cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional. Tenía 19 años en el momento de su detención.

El testimonio de la víctima era la única prueba que vinculaba a Jones con el crimen. Pero ella le dijo a la policía que tenía dudas al identificar a Jones, porque el hombre que la violó era más alto y tenía una voz más áspera.

El juez del distrito Richard Anderson señaló que el estado tenía "en el mejor de los casos" un caso débil en contra de Jones.

‘Identificación cuestionable’

Más de tres meses después de que el crimen se cometiera,  la víctima acudió a identificar a una serie de hombres y eligió a Jones, según le informó a CNN Emily Maw, director del Proyecto de Inocencia de Nueva Orleans (IPNO por sus siglas en inglés).

El caso del estado contra Jones se basó enteramente en el testimonio de la víctima y en una “identificación cuestionable”, aseguró el juez.

En 2003, el IPNO decidió representar a Jones. El grupo revisó documentos antiguos y eventualmente descubrió que una violación similar había ocurrido justo semanas después del crimen por el que Jones fue condenado. Ese hallazgo resultó clave para que se anulara la sentencia en su contra.

Los abogados de Jones argumentaron que la Fiscalía no pudo entregar información crucial sobre la segunda violación, que ocurrió el 29 de octubre de 1971. En los dos casos, la víctima fue secuestrada pistola en mano en el estacionamiento del hospital de Baton Rouge.

El sospechoso del caso del 29 de octubre tenía un “muchas similitudes” con el hombre que describió la víctima en el caso de Jones, pero “el estado ni siquiera pudo presentarle algo de evidencia” al equipo legal de Jones, agregó el juez Anderson.

“Le agradezco a Dios por mi familia, por el equipo legal y le agradezco a Dios por Dios”, manifestó Jones.

A través del sitio razoo.com, se recogen fondos para ayudar financieramente a Jones.

La oficina del fiscal del distrito está apelando la decisión y le solicitó a la Corte Suprema de Justicia de Louisiana que la revise.

“Creemos que el tribunal ha cometido un error en la decisión que emitió y respetuosamente estamos en desacuerdo con esa decisión y le pedimos a la Suprema Corte de Louisiana que la revise”, le dijo a la WAFB el fiscal del distrito Hillar Moore.