Sigue aquí toda la cobertura del submarino desaparecido

(CNNEspañol) - El miércoles 15 de noviembre, tres horas después de la última comunicación con el submarino ARA San Juan, se registró un extraño y potente sonido en la zona donde la nave habría desaparecido, en las aguas de Atlántico Sur. Recién este jueves, ocho días después, se informó de este hecho a los familiares de la tripulación, quienes, entre muestras de dolor, expresaron su indignación e impotencia.

"Este miércoles nos llegó oficialmente la información de Estados Unidos sobre la anomalía hidroacústica y hoy recibimos el evento violento consistente en una explosión", detalló el capitán de navío Enrique Balbi, portavoz de la Armada Argentina. El fenómeno se detectó a 430 kilómetros de la costa y a las 10:30 horas del miércoles 15.

"Hubo un evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente en una explosión", agregó Balbi por su parte y luego descartó que el submarino haya sido víctima de un ataque.

La información sobre la explosión la proporcionó la Organización para la Prohibición de Pruebas Nucleares de Viena, según la agencia Télam, y las autoridades argentinas la recibieron a través del embajador de Argentina en Austria, Rafael Grossi. Ese dato que coincide con la que el miércoles suministró Estados Unidos.

La pregunta surgió ni bien se informó la existencia de la explosión. ¿Por qué se dio a conocer esta hecho ocho días después?

En Mar del Plata los familiares de la tripulación reaccionaron indignados a la noticia, pues afirman que les ocultaron la información. (Crédito: EITAN ABRAMOVICH/AFP/Getty Images)

Balbi quien que el reporte de este hecho se conoció el miércoles y desde entonces se empezó a averiguar mayores exactitudes. Fue recién ayer que la Armada de Estados Unidos confirmó que ese "evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear" fue una explosión o, como precisa Balbi, "académicamente se le llama implosión".

A vista de los familiares, esta explosión reduciría las esperanzas de hallar con vida a los 44 tripulantes de ARA San Juan, 43 hombres y una mujer.

“Nos mintieron”, dijo Itatí Leguizamón, esposa de Germán Suárez, una de las personas que iban a bordo del submarino argentino.

En la tarde del jueves, Balbi reiteró que el dato de la explosión lo supo la Armada y no antes. "Volvemos a ratificar que esa información se recibió ayer miércoles 22 por la tarde. Si la Armada hubiese contado con esa información con anterioridad se hubiese dedicado todo el esfuerzo de búsqueda naval y aéreo en esa zona desde el primer momento".

La Armada ha dicho que antes de perder contacto, el navío informó de un "principio de avería" en las baterías. Balbi dijo que la avería reportada fue "solucionada" y que por tanto se le ordenó seguir su curso, de modo que esa falla no estaría relacionada con la explosión.

En tanto, en la zona permanecen 20 buques militares —seis realizando un barrido de fondo—, 7 embarcaciones científicas, 5 aeronaves y un satélite de Argentina y otros 12 países.