Nota del editor: Alice Driver es una periodista y traductora independiente cuyo trabajo se centra en la inmigración, los derechos humanos y la igualdad de género. Actualmente se encuentra en Ciudad de México. Driver es el autora de "More or less dead: Feminicide, Haunting y Ethics of Representation in Mexico". Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivamente del autor.

(CNN) -
Los trucos del multimillonario negocio de las drogas incluyen el uso de drones, submarinos, aviones ultraligeros e incluso tiburones congelados para transportar productos a través de la frontera entre Estados Unidos y México. Solo en en cuenta que en 2016, los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos y de Operaciones Marinas intentaron apoderarse de un submarino en el Océano Pacífico con casi 194 millones de dólares en cocaína.

MIRA: a nueva estrategia de Estados Unidos y México para combatir el narcotráfico

Y, sin embargo, el presidente Trump argumenta que su muro fronterizo propuesto, un retroceso a una época pasada, "evitará que gran parte de las drogas ingresen a este país y envenenen a nuestra juventud".

Como dijo en julio pasado, le preocupa que los traficantes arrojen "grandes bultos de drogas" por encima del muro y golpeen a ciudadanos estadounidenses en la cabeza, una preocupación que llevó a su pedido de un muro fronterizo transparente.

MIRA: Trump reitera que quiere el DACA, pero a cambio del muro fronterizo... y que México lo pagará

Si recibe fondos del Congreso para construir tal muro, Trump se enfrentará a un problema aún mayor: la realidad geográfica de la frontera misma. Cualquier muro tendrá que navegar por las llanuras de tratados internacionales y los derechos de los propietarios que se niegan a vender sus tierras. En pocas palabras, Trump no entiende la dinámica de la frontera entre Estados Unidos y México.

Pero lo más importante, el muro será un regalo para los cárteles de la droga. En entrevistas con un escritor contribuyente del diario The New York Times, los narcotraficantes y los traficantes de personas han agradecido de manera prioritaria a Trump por su muro fronterizo. Los contrabandistas lo ven como una distracción pintoresca, ya que tiene poca aplicación práctica en un mundo donde aprovechan la última tecnología para transportar drogas y personas a los Estados Unidos. En todo caso, creen que el muro aumentará sus ganancias, fortaleciendo las redes delictivas.

MIRA: Estos son los prototipos finalistas para el muro de Trump

Y pueden no estar lejos. Según un informe de 2015 de la Agencia Antidrogas de EE.UU., el 95% de las drogas que ingresan al país lo hace a través de buques portacontenedores y otros buques.

Además de los drones y submarinos, los traficantes de drogas y los traficantes de personas confían en la industria del transporte para transportar drogas y personas a través de los 52 cruces legales a lo largo de la frontera con los Estados Unidos. En julio, ocho inmigrantes muertos fueron descubiertos dentro de un camión con remolque estacionado en un estacionamiento de Walmart en San Antonio, Texas, mientras que otros dos murieron en el hospital y docenas resultaron heridos. Las increíbles cantidades de dinero generadas por el contrabando a menudo se utilizan para sobornar a los agentes fronterizos y otras personas que inspeccionan los vehículos que ingresan a EE.UU.

Nada de esto sería detenido por un muro.

Y la verdad es que los ciudadanos estadounidenses proporcionan una demanda constante de drogas de América Latina. De acuerdo con la Encuesta Nacional 2015 sobre Consumo de Drogas y Salud, 27,1 millones de personas de 12 años o más habían consumido drogas en los últimos 30 días, el equivalente a 1 de cada 10 estadounidenses en ese grupo de edad.

Los estadounidenses también dependen de la mano de obra de los inmigrantes indocumentados que a menudo cruzan la frontera entre Estados Unidos y México. Un informe Pew 2017 muestra que más de 11 millones de inmigrantes indocumentados viven en los Estados Unidos. Y comprenden aproximadamente el 5% de la fuerza laboral de EE.UU.

LEE: Trump condenó ataque terrorista en Egipto y aprovechó para insistir sobre el muro

Pero incluso los inmigrantes indocumentados no temen el muro de Trump. Mientras entrevistaba a inmigrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador durante el año pasado para un proyecto en Longreads, descubrí que ven el muro más como un símbolo de racismo que como una barrera funcional. Muchos de ellos se ríen del muro, mencionando la incomparable arquitectura de túnel de los traficantes mexicanos.

Esta arquitectura incluso se extiende a túneles submarinos tripulados por contrabandistas de buceo. Estos mismos inmigrantes, irónicamente, también huyen de la violencia sin precedentes, gran parte de la cual es causada por la demanda de drogas de los Estados Unidos.

Según Trump, "las drogas están llegando a niveles que nadie ha visto nunca. Podremos detenerlos una vez que el muro se haya levantado". Como hombre de negocios, Trump debe entender que las leyes de oferta y demanda se aplican igualmente a la venta de la línea de ropa de Ivanka como lo hacen con el tráfico de drogas. Mientras exista demanda en EE.UU., los proveedores, ya sea en México o en Afganistán, encontrarán maneras creativas de satisfacer esa demanda.

Y hasta que Trump aborde la epidemia de drogas ilegales como un problema de salud pública en lugar de criminalizarla, la demanda de drogas de Centroamérica seguirá creciendo.

LEE: Melania Trump: La adicción a las drogas le puede pasar a cualquiera

En la realidad de Trump, los narcos trafican drogas en bultos, y solo un muro transparente multimillonario los detendrá.

La verdad es que el muro es solo un símbolo. Es un monumento físico a la idea de regresar a un pasado blanco más homogéneo, un pasado que ignora las contribuciones de los inmigrantes indocumentados y el hecho de que han criado a nuestros hijos y han alimentado a nuestras familias.

Los narcos, que son hombres de negocios consumados, agradecerán a Trump esta distracción de un muro fronterizo mientras poner a volar los drones y construyen los submarinos que alimentarán nuestros sueños llenos de drogas.