CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Enfermedades

Identifican lo que pudo haber matado a millones en epidemia misteriosa en Guatemala, México y Perú

Por Ashley Strickland

(CNN) — En el siglo XVI, una epidemia conocida como “cocoliztli” que causaba hemorragias y vómitos barrió grandes áreas de Guatemala, México e incluso llegó a Perú. Acabó con el 80% de la población, matando a millones de personas.

MIRA: Trump declara la epidemia de opioides como emergencia de salud pública

El ADN antiguo y una nueva técnica se han utilizado para determinar la causa probable de esta misteriosa epidemia que contribuyó a un declive demográfico “catastrófico”.

Los genomas de Salmonela, que causan la fiebre tifoidea, se recuperaron del ADN en los dientes de 10 esqueletos enterrados en un cementerio “cocoliztli” o “pestilencia” en Oaxaca, México. Esta sería la primera aparición conocida de salmonela en las Américas, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature este lunes. Se sospechaba de la fiebre tifoidea desde hace tiempo debido a los síntomas registrados, pero esta es la primera identificación de bacterias en el sitio.

Los investigadores también creen que la llegada de los europeos a lo que entonces se conocía como Mesoamérica causó la devastadora epidemia. Los europeos eran susceptibles a la fiebre entérica, también conocida como fiebre tifoidea, y es muy probable que fueran portadores de la enfermedad cuando llegaron para conquistar Mesoamérica.

MIRA: FOTOS | 10 enfermedades que creías que estaban extintas

“El cocoliztli es una misteriosa epidemia histórica, y con los años muchos han especulado sobre su causa”, dijo Kirsten Bos en un correo electrónico, autora del estudio y líder del grupo de paleopatología molecular en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana en Alemania. “Esta es la primera vez que el ADN antiguo ha tenido éxito en la identificación de un patógeno candidato para ello”, añadió

El cementerio Grand Plaza de Teposcolula-Yucundaa es el único que se sabe está relacionado con este brote específico. La epidemia fue tan devastadora que la ciudad se trasladó a un valle cercano, lo que permitió que el cementerio permaneciera intacto durante siglos. Esto, junto con el piso grueso y protector de la Gran Plaza, creó las condiciones perfectas para las pruebas y la investigación.

Si bien las enfermedades causantes de epidemias posteriores, como la viruela, el sarampión, las paperas y la gripe, han sido bien documentadas, las epidemias anteriores en el “Nuevo Mundo” no están tan bien caracterizadas, lo que crea un debate entre los investigadores.

Los patógenos de enfermedades infecciosas tampoco dejan marcas reveladoras en los esqueletos, según los investigadores. Esto se debe principalmente al hecho de que son de acción rápida y cobran la vida muy rápidamente antes de que el esqueleto se pueda deformar de alguna manera.

Entonces, cuando los investigadores miran esqueletos como los que se encuentran en el cementerio de pestilencia, tienen que buscar posibles causas basadas en lo que saben de los relatos históricos. Pero las enfermedades y los síntomas pueden cambiar a lo largo de los años, o los síntomas pueden ser tan amplios y similares que podrían ser una de las muchas causas.

MIRA: Esta prenda puede salvarte de una enfermedad

Pero una nueva técnica de detección llamada herramienta de alineación del analizador Metagenome, o MALT, permitió a los investigadores buscar todo el ADN bacteriano presente, en lugar de probar cada posibilidad específica, lo que puede ser tedioso y decepcionante. Es el clásico escenario de “aguja en un pajar”.

Otros factores también pueden jugar un papel. Cuando los tejidos arqueológicos se sientan en el suelo durante siglos, el ADN de las fuentes ambientales puede filtrarse, dijo Bos.

“Una limitación que nosotros y todos los demás enfrentamos es que solo podemos buscar organismos patógenos que ya sabemos que existen y que se han caracterizado genéticamente en la actualidad”, dijo Åshild Vågene en un correo electrónico, autor del estudio y estudiante de doctorado en el departamento de arqueogenética en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana. “Si los individuos que estudiamos en Oaxaca, México, estuvieran infectados por algo que no existe hoy o que aún no se haya caracterizado, entonces no podríamos detectarlo sin el método actual”.

MALT reveló la presencia de la Salmonella enterica Paratyphi C, la causa bacteriana de la fiebre entérica/tifoidea, que ha sido la causa sospechada de la epidemia durante años. Identificar la bacteria respalda la hipótesis de la fiebre tifoidea. Los síntomas de la fiebre tifoidea incluyen fiebre alta, deshidratación con manchas rojas, sangrado, vómitos y problemas gastrointestinales.

“Después de que identificamos rastros de ADN de Salmonella entérica usando nuestra nueva técnica computacional, llevamos a cabo más experimentos y análisis computacionales que nos permitieron estudiar genomas enteros de la bacteria Salmonella entérica identificados en los dientes de los individuos incluidos en nuestro estudio”, dijo Vågene.

LEE: Los peligros ocultos para la salud que trae una inundación

Pero el caso puede no estar cerrado del todo.

“No podemos decir qué causó definitivamente la epidemia”, dijo Bos. “Fue el único patógeno que surgió de nuestro extenso análisis, y una fiebre entérica es consistente con los síntomas registrados de la epidemia. Pero puede que no haya sido la única enfermedad que circulaba en la población en este momento. Otros podrían haber estado presentes que no fueron detectables por nosotros a través de las técnicas que usamos”.

La técnica MALT está abriendo nuevas posibilidades de investigación para diagnosticar enfermedades del pasado y resolver misterios médicos centenarios.

“La técnica de cribado utilizada aquí será transformadora para el trabajo futuro sobre la enfermedad arqueológica: ya no es necesario tener un patógeno candidato en mente para la detección molecular”, dijo Bos. “La flexibilidad que ofrece nuestro enfoque es lo que se necesita para abordar muchas preguntas relacionadas con la historia de la enfermedad y la ecología, donde a menudo no sabes qué enfermedad estás buscando hasta que la hayas encontrado.

“Tenemos la intención de aplicar técnicas similares para buscar enfermedades en otras muestras arqueológicas de diferentes períodos de tiempo y ubicaciones. Esta técnica nos abre tantas puertas para que aprendamos sobre la enfermedad en el pasado”.