(CNN) - Los Eagles de Filadelfia ganaron el Super Bowl por primera vez en la historia de este evento este domingo, pero varios jugadores ya han asegurado que no participarán en la tradicional visita a la Casa Blanca, citando su oposición al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Malcolm Jenkins, defensor de los Eagles, que también levantó su puño durante el himno nacional la temporada pasada, le dijo a CNN que tiene pensado no visitar la Casa Blanca.

“No, personalmente anticipo que no asistiré”, le dijo Jenkins a New Day de CNN.

 

El receptor Torrey Smith, que también levantó su puño en el campo para expresar solidaridad con el movimiento Black Lives Matter, expresó su desaprobación a la guerra de Trump contra los jugadores que se arrodillan durante el himno nacional para protestar contra el racismo.

Trump, que emitió un comunicado el domingo del Super Bowl instando a los jugadores a "defender con orgullo el himno", felicitó a los Eagles por su histórico triunfo.

“Felicitaciones a los Eagles de Filadelfia por la genial victoria en el Super Bowl”, tuiteó.

“Leemos las noticias como el resto de las personas”, dijo Smith este miércoles. “Ves a Donald Trump tuitear algo… tenemos esas conversaciones en los vestidores, justo como todo el mundo lo hace en sus lugares de trabajo. Estamos muy informados sobre lo que ocurre, y tratamos de educarnos a nosotros mismos”.

“Ellos dicen que es una protesta al himno”, agregó. “Nosotros no estamos protestando contra el himno. Estamos protestando durante el himno. Entiendo por qué la gente está molesta, o pueda ofenderse cuando alguien se arrodilla. Cuando mi padre muera va a ser enterrado con una bandera de Estados Unidos envuelta alrededor de su ataúd, por haber servido en el Ejército”, continuó.

Cuando Trump lanzó una cruzada en septiembre contra los jugadores que se arrodillaron durante el himno nacional como protesta de racismo y los dueños de la NFL se los permitieron, provocó una ola de nuevas protestas en el campo.

 

Smith y algunos de sus compañeros de equipo son algunos de los críticos más abiertos de Donald Trump.

El defensa de los Eagles, Chris Long, que no asistió a la visita de la Casa Blanca el año pasado cuando jugó para los Patriots de Nueva Inglaterra, campeón del año pasado, tampoco asistirá a la Casa Blanca.

“No, no voy a ir a la Casa Blanca. ¿Me estás tomando del pelo?”, dijo durante una entrevista en el podcast Pardon My Take, el domingo pasado.

El corredor LeGarrette Blount, que jugó para los Patriots el año pasado, tampoco asistió el año pasado.

“No me siento bienvenido en esa casa. Voy a dejarlo así”, dijo Blount.