Nota del editor: Alicia Eler es la autora de "The Selfie Generation: How Our Self-Images Are Changing Our Notions of Privacy, Sex, Consent, and Culture", y la crítica de arte visual en el Minneapolis Star Tribune.

(CNN) — La representación Excellences & Perfections de la artista nacida en Argentina Amalia Ulman ocurrió hace apenas cuatro años, pero en la era digital se siente como si hubiera pasado mucho más tiempo. 

A primera vista, el proyecto parecía relativamente simple: en Instagram, Ulman, ahora de 29 años, tejió una narración rosa de sí misma como una joven optimista que estaba persiguiendo sus sueños en Los Ángeles, California.

Las cosas empezaron lo suficientemente inofensivas ("otro día soleado en Los Ángeles, aaaaaaah, amo mi vida", se lee en uno de los primeros mensajes), pero después de que ella rompiera con su novio ("no estés triste porque se acabó, sonríe porque sucedió"), hubo un giro. Ulman hizo una crónica de su colapso tras la separación –autorretratos sexys en el espejo, aumento de senos implícito, videos de llanto–, así como de su eventual recuperación a través del yoga, la meditación y el pan tostado con aguacate. En medio de las selfies y publicaciones con mensajes inspiradores, también había fotos de tazones con bayas y de flores abriéndose.

Imagen cortesía de Amalia Ulman/Arcadia Missa, Londres.

La cuenta de Ulman en Instagram ganó miles de seguidores nuevos que vieron su travesía aparentemente personal. Y entonces, cinco meses después, cuando alcanzó unos 90.000 seguidores reveló que todo fue una actuación. Ella se caracterizó a sí misma como un personaje semi-ficticio que está basado en las imágenes populares que ciertas chicas (influenciadoras, jóvenes, a menudo blancas) publican en Instagram. Al hacerlo, reveló cómo las emociones y experiencias se pueden escenificar en las redes sociales, muchas veces para llamar la atención, o por soledad, o simplemente para que otros sean testigos de la personalidad de alguien.

Foto cortesía de Amalia Ulman/Arcadia Missa, Londres.

Aunque con su actuación Ulman fue aplaudida en la prensa de arte, también recibió críticas por parte de algunos seguidores que se involucraron en la narrativa de su personaje y se sintieron engañados. Pero ese era precisamente el objetivo de su proyecto: exponer el acto performativo de las redes sociales.

Poco después de concluirse, el proyecto fue archivado en el sitio de arte digital Rhizome. Y, en 2016, algunas imágenes de Excellences & Perfections se incluyeron en la exhibición grupal Performing for the Camera del Museo Tate Modern de Londres, junto a trabajos de Cindy Sherman y Yayoi Kusama.

Ahora, cuatro años después, el proyecto se convirtió en un libro. Publicado por la editorial Prestel, incluye las publicaciones originales de Instagram junto a ensayos del influyente artista alemán Hito Steyerl, de la galerista Rózsa Farkas, de la novelista Natasha Stagg y del editor Rob Horning.

Donde la ficción se encuentra con la realidad

Hoy Ulman tiene muchos otros proyectos. Pero la edición de su libro le dio una razón –y tiempo– para reflexionar nuevamente sobre Excellences & Perfections: "No se podría hacer ahora", aseguró Ulman. "Era algo muy específico de su tiempo".

Foto cortería de Amalia Ulman/Arcadia Missa, Londres.

Justamente, en 2014 Intagram todavía era relativamente nuevo. Se fundó en 2010, pero solo fue adquirido por Facebook hasta 2012. Y lo más importante: Ulman cree que la red social aún no se había convertido en una plataforma de marca personal para la gente promedio.

"El problema ahora es que a todo el mundo se le pide que sea una celebridad", comentó. "[Antes] solo a las personas del arte o de la industria del entretenimiento debían lidiar con ciertas cosas. Pero ahora todo el mundo tiene que aprender esas habilidades de (ser) una celebridad menor —la forma en que miran, la forma en la que son percibidas—, y eso es en cierta medida algo peligroso".

En las 10 últimas páginas del libro, Ulman incluye títulos y comentarios de las fotos de Instagram. En los comentarios vemos una mezcla de la gente de internet, incluyendo extraños y el colega, también artista de internet, Ryer Ripps. Ulman responde a algunos de ellos.

Foto cortesía de Amalia Ulman/Arcadia Missa, Londres.

En una foto de productos de baño de Chanel, @xoangrybb (ahora @katya_vesely) escribió: "reacciones alérgicas es lo que está escrito sobre todo eso", lo que desató una breve conversación acerca de los los productos. El intercambio parece auténtico y una vez más llama a cuestionar qué es real en las redes sociales, y qué es meramente parte de la representación. Pero Ulman está feliz de dejar que el espectador saque sus propias conclusiones.

"Una vez está en línea, está en línea. Pero es verdad que no soy yo nunca más. Es solo algo que continúa creciendo", dijo. "Es solo esta copia que continúa creciendo y adquiriendo nuevos significados".

Excellences & Perfections de Amalia Ulman, está ya a la venta.