Wenliang Sun, de 26 años, era un "estudiante de preocupación", dijo el jefe de la policía de la Universidad Central de la Florida, Richard Beary. 

(CNN) - Un estudiante universitario chino que no había hecho ninguna amenaza pero que había alarmado a su compañero de habitación y a un amigo con su comportamiento, además de haber comprado dos rifles semiautomáticos, será deportado de Estados Unidos por un problema de visa sin relación con lo anterior, dijo la policía de la Universidad Central de la Florida el jueves. 

La policía del colegio de Orlando dijo que un funcionario del campus alertó primero a finales de enero que Wenliang Sun, de 26 años, era un "estudiante de preocupación", dijo el jefe de la policía de la Universidad Central de la Florida, Richard Beary.

La policía del campus recibió información de que Sun había alterado su apariencia y que su comportamiento había cambiado, dijo Beary. Ellos contactaron a la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) y se les notificó que Sun era propietario de un rifle tipo AR-15 y municiones.

Wenliang Sun compró un segundo rifle a principios de febrero.

"Sabemos que en el mundo actual, que una persona en apuros posea un arma de fuego, es algo que no podemos ignorar", dijo Beary. "Tenemos el deber y la obligación de asegurarnos de que nuestra gente está segura".

Había una "alerta roja tras otra" de que algo malo podría pasar, añadió.

Entre esas alertas, dijo el funcionario, estaba el que Sun se había vuelto poco comunicativo con otras personas y no salía de su habitación, tiño su cabello de rubio, pagó con efectivo un automóvil caro, y se refería a sus armas como "rifle de francotirador".

Beary dijo que Sun también acudió a un centro de tiro a practicar con su rifle y que tampoco respondía a las llamadas de las autoridades cuando trataban de notificarle que su estatus migratorio estaba sujeto a cambios.

Pero el funcionario reconoció que no hubo comentarios en entrevistas o durante las revisiones de sus dispositivos electrónicos que hicieran pensar que Sun estaba planeando dañar a alguien.

"Eso es lo interesante en este caso, que no había amenazas específicas. Lo reitero, no hubo amenazas", dijo Beary.

El funcionario dijo que las alertas por sí solas podrían no significar mucho, pero al ser consideradas como conjunto eran preocupantes.

"Creo que estaba a punto de ocurrir un desastre y lo detuvimos", dijo.

CNN no ha podido determinar si  Sun tiene un abogado.