(CNN) - Winnie Mandela, la activista antiapartheid sudafricana y exesposa del fallecido presidente Nelson Mandela, falleció a la edad de 81 años, dijo un familiar a CNN el lunes.

Mientras su entonces esposo estuvo encarcelado, ella fue la cara de la lucha de Mandela contra la opresión.

Cuando él salió de prisión después de 27 años, ella estuvo a su lado.

Si bien su matrimonio soportó la batalla contra el apartheid, no pudo hacer frente a la presión de la libertad.

Los Mandela se divorciaron en 1996, dos años después de que Nelson Mandela fuera elegido como el primer presidente negro de Sudáfrica.

MIRA: Una caminata en Londres para homenajear a Mandela

Tuvieron dos hijas.

Tras la caída del apartheid, la mujer que alguna vez fue reverenciada como madre de la nación, fue sentenciada por robo y fraude, y una comisión de la verdad la acusó de flagrantes violaciones a los derechos humanos, acusaciones que negó.

El arzobispo emérito Desmomnd Tutu definió a Winnie Mandela como “un símbolo definitivo en la lucha contra el apartheid”.

“Ella se negó a doblegarse por el encarcelamiento de su marido, el acoso perpetuo a su familia por parte de las fuerzas de seguridad, las detenciones, las prohibiciones y el destierro. Su valiente desafío fue profundamente inspirador para mí y para generaciones de activistas”, dijo Desmomnd Tutu en un comunicado este lunes.

El arzobispo emérito extendió sus condolencias a la familia de Winnie Mandela y concluyó su comunicado deseándole que “descanse en paz y se levante en gloria”.

Entre tanto, el Parlamento de Sudáfrica dijo que Winnie Mandela se convirtió en un ícono de la lucha contra la represión colonial y del apartheid.

Mandela, dijo el Parlamento en un comunicado, “desafió las leyes represivas y el patriarcado asociado, encarnó el valiente personaje de una mujer inquebrantable a pesar de todas las probabilidades en su contra a lo largo de su vida. Ella era roca sólida, una defensora de los vulnerables e indefensos”.

El Parlamento lamentó haber perdido “una gran líder, una campeona de la libertad y el desarrollo, una heroína del pueblo, una madre y una defensora de los oprimidos”.

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, también rindió tributo a Winnie Mandela y la calificó como una líder e ícono, defensora de “los desposeídos y marginados”, así como una “voz para los que no la tenían”

“Incluso en los momentos más oscuros de nuestra lucha por la liberación, mamá Winnie fue un símbolo duradero del deseo de nuestra gente por ser libre”, dice el comunicado de la Presidencia. “En medio de la represión, ella fue una voz de desafío y resistencia. Frente a la explotación, ella fue una defensora de la justicia y la igualdad”.

Ramaphosa le pidió al país reflexionar sobre la “rica, notable y significativa vida” de Winnie Mandela.