(CNN) - Fue la cara de la delegación oficial de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur este año, y ahora esta mujer tiene un lugar en la mesa para las charlas más significativas entre las dos naciones en décadas.

Kim Yo Jong se sentó detrás de su hermano mayor, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, y fue la única entre los seis delegados que iniciaron las históricas conversaciones entre las dos Coreas este viernes.

El líder de Corea del Norte Kim Jong Un se prepara para firmar el libro de invitados junto a su hermana Kim Yo Jong durante la cumbre con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la Casa de Paz construida en el lado sur de la frontera en Panmunjom el 27 de abril de 2018. (Crédito: KOREA SUMMIT PRESS POOL/AFP/Getty Images)

Aunque tomaba notas diligentemente mientras su hermano hablaba y sin buscar ser el centro de atención en ningún momento, la mujer de 30 años ha sido reconocida ampliamente como una ficha clave para que la cumbre intercoreana ocurriera.

Fue Kim, como la primera persona de la dinastía gobernante de la nación en visitar Corea del Sur desde el armisticio de 1953, quien, en los Olímpicos de Invierno, envió un mensaje al sur para una tregua deseada. Y fue ella quien personalmente entregó una carta en nombre de su hermano al presidente surcoreano, Moon Jae-in, mientras se reanudaban las comunicaciones entre las dos naciones.

Kim se ha vuelto más prominente desde 2014, cuando se le dio el papel clave del régimen como subdirectora del Departamento de Propaganda y Agitación del Partido de los Trabajadores.

Su posición es tal que, según un centro de pensamiento de Seúl, liderado por desertores norcoreanos, Kim Yo Jong tomó el poder del país brevemente mientras su hermano estuvo supuestamente enfermo de gota o diabetes a finales de 2014.

La guardiana de Kim Jong Un

Pero los actos públicos de diplomacia de Kim son por supuesto una coreografía y, como la mayoría de los momentos del clan Kim, definitivamente se conoce muy poco de sus motivaciones, más allá de sus deberes oficiales.

Nacida en 1987, Kim estudió en Suiza como su hermano y se cree que asistió a la Universidad Kim II Sung y a una universidad europea para estudios universitarios más avanzados.

Se cree que ella es la más joven de siete hermanos que su padre, Kim Jong II, tuvo con cuatro mujeres. La mayoría de ellos son medio hermanos, pero Kim y el líder norcoreano tienen la misma madre.

Kim fue siempre cercana a su padre y, después de regresar de Suiza, fue nombrada para cargos de responsabilidad en el gobierno, según Michael Madden, quien maneja el blog North Korea Leadership Watch.

Además, sería la líder del equipo de avanzada, inspeccionando lugares antes de las visitas oficiales y asumiendo tareas administrativas.

Bajo el mando de su hermano, Kim ha tenido más responsabilidades, lidiando con política, recibiendo información de inteligencia y actuando “casi como lo haría el secretario general de Casa Blanca”, dijo Madden.

Kim fue promovida como miembro alternativo del Politburó, el cuerpo rector del partido comunista de Corea del Norte, el año pasado. Según North Korea Leadership Watch, ella es una colaboradora cercana de su hermano y “desde que fue ascendida maneja eventos públicos, itinerarios y necesidades logísticas, entre otras tareas”.

Ahora se encuentra entre los 20 principales funcionarios de su hermano y es vista como una especie de guardián del líder, según los analistas.

“Ella es probablemente una de las personas más influyentes  para el propio Kim Jong Un, precisamente porque él tiene poca gente en la que confiar”, dijo Balbina Hwang, profesora visitante de la Universidad de George Town y fundadora del Comité Nacional de Corea del Norte.