(CNN) - El turismo global representa el 8% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en el mundo, cuatro veces más de lo que se creía anteriormente, según un nuevo estudio.

Algunos gases, incluidos el dióxido de carbono y el metano, atrapan el calor en la atmósfera, produciendo un "efecto invernadero", lo que hace que el planeta sea más cálido. La cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por una determinada actividad se conoce como "huella de carbono".

LEE: Nueve de cada 10 habitantes del mundo respiran aire contaminado (y eso nos está matando)

La creciente huella de carbono del turismo mundial entre 2009 y 2013 representa un crecimiento anual del 3% en las emisiones, según investigadores de la Universidad de Sydney.

El artículo fue publicado este lunes en la revista Nature Climate Change.

Una toma del mar desde un dron.

Más allá de viajes aéreos

En todo el mundo, los viajes son una industria de miles de millones de dólares que consume mucha energía.

Investigaciones previas han cuantificado las emisiones totales del turismo como responsables del 2,5% al ​​3% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, estas estimaciones no consideraban las emisiones producidas por los servicios de alimentos y bebidas, infraestructura y venta minorista.

Arunima Malik, autora principal del nuevo estudio y profesora de la Facultad de Física de la Universidad de Sydney, hizo un análisis exhaustivo del turismo mundial basado en datos de 189 países.

Malik y sus colegas rastrearon los viajes de los turistas y calcularon las emisiones de carbono al incluir los gases de efecto invernadero producidos para crear bienes y servicios comprados por los turistas: transporte local, por ejemplo, estadía en un hotel y souvenirs.

El aumento total de las emisiones debido al turismo mundial fue de 14%. La mitad de este porcentaje se produjo en los países de altos ingresos entre 2009 y 2013, según el estudio. Sin embargo, los países de medianos ingresos, especialmente China, tuvieron la tasa de crecimiento más alta: 17,4% anual en aquel período.

Estados Unidos lidera la clasificación de la huella de carbono. Le siguen China, Alemania y la India, estiman Malik y sus colegas.

LEE: Las fresas son, de nuevo, la fruta con más pesticidas en 2018

Desmenuzando los patrones de los turistas que cruzan el mundo, Malik y sus colegas describen los viajes como "un tema, sobre todo, de altos ingresos".

Como los datos no estaban disponibles, Malik y sus colegas no pudieron ver las emisiones netas y "escenarios alternativos si los turistas no hubieran viajado y se hubieran quedado en casa", dijo Malik. Los viajeros, sin embargo, viven de forma diferente durante sus viajes que en casa; según Malik, los viajeros "consumen más alimentos procesados ​​y optan por opciones de transporte con uso intensivo de carbono".

Se necesitan innovaciones

Para Daniel Scott , profesor del Departamento de Geografía y Gestión Ambiental de la Universidad de Waterloo en Ontario, "un viajero frecuente puede tener una mayor huella de carbono en sus viajes de trabajo o de placer que toda su huella de carbono en casa".

En lugar de comprar un automóvil eléctrico o paneles solares para su casa, a veces la mayor medida que puede tomar para reducir las emisiones es viajar de manera diferente, dijo Scott, quien no participó en la nueva investigación.

Pese a mejoras en la eficiencia energética y de emisiones en la industria turística, el continuo crecimiento del turismo mundial significa que las emisiones aumentarán, agregó.

"El turismo internacional depende de los viajes aéreos, y las innovaciones son necesarias para que la aviación entre a la economía global descarbonizada", explicó.

LEE: Cuidar de tu piel podría protegerte de la contaminación

Jukka Heinonen, profesor de Ingeniería Civil y Ambiental en la Universidad de Islandia, dijo que el estudio es "algo que ya debería haberse hecho hace tiempo".

"Cada vez más personas alcanzan el nivel de ingresos en el que viajan", dijo Heinonen, que no participó en la investigación. Con la disminución de los costos de viaje, "es uno de los sectores en los que las emisiones aumentan rápidamente, pues se trata de una actividad con muy alta densidad de emisiones", dijo.

"Muchas personas que están realmente preocupadas por el medio ambiente y toman medidas en sus vidas diarias para reducir las emisiones también son personas con mentalidad global que tienen relaciones sociales en todo el mundo", agregó Heinonen.