(CNN) - Los primeros de los cientos de inmigrantes varados en un barco de rescate en el Mediterráneo desde el fin de semana han sido transferidos a un barco de la Guardia Costera italiana cuando comienzan su viaje de aproximadamente 1.300 kilómetros a España.

Decenas de inmigrantes fueron trasladados desde el Aquarius, que actualmente se encuentra varado entre Malta y la isla italiana de Sicilia, a un buque más pequeño el martes, según la organización de ayuda SOS Méditerranée.

MIRA: FOTOS | Tragedia en el Mediterráneo

La medida formaba parte de un plan del Centro de Coordinación de Rescate Marítimo de Italia (MRCC) para transferir 400 de los 629 inmigrantes a dos embarcaciones más pequeñas, en un intento por aliviar la presión sobre el abarrotado Aquarius

Como parte de la operación, todos los barcos seguirán hacia Valencia, en España, después de que el Gobierno español acordara el lunes acoger a los inmigrantes que habían sido rescatados durante el fin de semana.

El Aquarios, que lleva a más de 120 menores no acompañados y seis mujeres embarazadas, quedó varado en el Mediterráneo después de que el ministro del Interior de Italia y líder del partido antiinmigrantes Liga rechazara permitir que atracara el domingo.

Las organizaciones humanitarias, incluyendo Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Méditerranée, que operan en el barco de rescate Aquarius, han sido críticas con el plan del MRCC, alertando de que los inmigrantes "ya están agotados" y serían obligados a pasar cuatro días más en el mar.

"La mejor opción sería desembarcar a las personas rescatadas en el puerto más cercano, después de lo cual pueden ser transferidas a España u otros países seguros para su cuidado y procesamiento legal", dijo MSF en un tuit el martes.

Aloys Vimard, coordinador de MSF en el barco, dijo en un comunicado que la situación médica "permanece estable por ahora, pero la gente está agotada y estresada y hay un alto riesgo de que empeoren las condiciones médicas y sanitarias si el desembarco se retrasa más".

MIRA: Número récord de rescates en el Mediterráneo, entre acusaciones de autoridades y ONG

Algunas de las mujeres embarazadas a bordo ya han sido transportadas a Lampedusa, una isla en el sur de Italia, y desde allí probablemente viajarán a Palermo, en Sicilia, informó en un comunicado el Ministerio de Transporte de Italia.

Las tensiones en el Mediterráneo probablemente aumentarán mientras más barcos de rescate se dirigen a la costa italiana, incluyendo uno de la Guarda Costera italiana llevando a 937 inmigrantes que debe atracar en Catania, Sicilia, el miércoles por la mañana.

Los inmigrantes, y dos personas que murieron, fueron sacados del mar en la costa de Libia, informó el vocero de la Guardia Costera, Cosimo Nicastro, a CNN.

Envían suministros a un barco desesperado

El martes por la mañana Italia envió los muy necesitados suministros al Aquarius, dijo a CNN Jana Ciernioch, portavoz de SOS Méditerranée.

Hay un número de personas con necesidades de tratamiento médico, incluyendo 21 que habían sufrido quemaduras químicas graves después de permanecer sentadas en una mezcla de agua salada y combustible derramado en el fondo de botes de goma durante muchas horas, dijo Vimard.

El Aquarius ahora tiene suficiente combustible para llevar a la ciudad española de Valencia, a unos 1.300 kilómetros de distancia, según Ciernioch. Hablando desde Berlín, dijo a CNN que el clima inestable en el Mediterráneo occidental podría ser un problema en los próximos días.

MIRA: Este artista sirio retrata a los líderes del mundo como refugiados en sus obras de arte

Migrantes a bordo del barco de rescate Aquarius, en el Mediterráneo central. (Crédito: Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

Inmigrantes a bordo del barco de rescate Aquarius, en el Mediterráneo central. (Crédito: Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

Mientrastanto, el director general de la Agencia de las Naciones Unidas para las Migraciones (OIM), William Lacy Swing, tuiteó que pese a estar agradecido por que España había dado un paso adelante para apaciguar la crisis, él teme "una tragedia mayor si los estados comienzan a rechazar aceptar a inmigrantes rescatados, como amenazaron".

Victoria para Italia, incertidumbre para los inmigrantes

Después de que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunciara el lunes que el barco y sus pasajeros serían bienvenidos en Valencia, el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, fue a las redes sociales a celebrarlo.

"¡VICTORIA! ¡629 inmigrantes a bordo del barco Aquarius, con destino a España, se ha alcanzado nuestro primer objetivo!", escribió en Facebook.

Un funcionario de la marina de Malta reparte agua al barco de rescate. (Crédito: Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

Un funcionario de la marina de Malta reparte agua al barco de rescate. (Crédito: Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

La medida llega mientras el número de inmigrantes que llegan a España continúa creciendo. Las llegadas de inmigrantes a España han aumentado un 50% en lo que va de 2018 comparado con el año pasado, mientras que Italia ha visto un descenso del 75%, aproximadamente, según la OIM. Solo en la primera semana de junio, 561 personas llegaron a España por mar.

Durante la reciente campaña en las elecciones federales que dieron lugar al nuevo Gobierno en Italia, una coalición entre la antiinmigrantes Liga y el antisistema Movimiento Cinco Estrellas, Salvini promocionó su partido con un eslogan de "Italianos primero" y prometió deportar a medio millón de inmigrantes.

El líder de la Liga, Matteo Salvini, durante la campaña de las elecciones italianas. (Crédito: Riccardo Dalle Luche/ANSA via AP)

El líder de la Liga, Matteo Salvini, durante la campaña de las elecciones italianas. (Crédito: Riccardo Dalle Luche/ANSA via AP)

La retórica de Salvini se ha suavizado un poco desde que asumió el cargo, pero en una visita a Sicilia la semana pasada, declaró que Italia "no puede ser el campo de refugiados de Europa".

MIRA: ¿Es un riesgo geopolítico el ascenso del populismo italiano al poder?

Sin embargo, no está exento de críticas, y el domingo varios alcaldes italianos desafiaron a Salvini y sugirieron que estarían preparados para recibir al Aquarius en su puerto.

Espera ansiosa para los inmigrantes

Mientras tanto, los cientos de inmigrantes varados en el mar enfrentan una espera ansiosa. Annelise Borges, periodista de Euronews y NBC actualmente a bordo del Aquarius, dijo a CNN el lunes que "todos están extremadamente asfixiados y muy cansados".

Muchos también estaban preocupados de que pudieran ser devueltos a Libia. "El miedo está tan presente, tan palpable", dijo Borges.

Entre los migrantes rescatados hay 123 menores no acompañados. (Crédito: Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

Entre los inmigrantes rescatados hay 123 menores no acompañados. (Crédito: Kenny Karpov/SOS Mediterranee via AP)

No hay duchas o lavabos para los inmigrantes en el Aquarius, y los trabajadores de rescate usan espray desinfectante en las manos de la gente antes de que coman. Los suministros de agua potable son ilimitados ya que el barco tiene su propio sistema de purificación de agua, pero los pasajeros están sobreviviendo principalmente con galletas energéticas, arroz caliente preenvasado, té y pan.

Las mujeres y los niños duermen bajo la cubierta, vigiladas por una partera, mientras que los hombres duermen en la cubierta, tapados solo con lonas.

MIRA: Joven siria construye salvavidas con GPS en un centro de refugiados

El Mediterráneo sigue siendo la ruta de inmigración más mortífera del mundo, pese a los importantes descensos en el número de personas tratando de llegar a Europa en barco. Este descenso se adscribe a un acuerdo firmado entre Italia y Libia el año pasado, por el cual el país del sur de Europa se comprometió a reforzar a la guardia costera de Libia para que pueda detectar los barcos inmigrantes que parten y los inmigrantes que intentan cruzar.

Para el 6 de junio, había una estimación de 785 muertes en la ruta este año, según la OIM. La mayoría de los 33.400 inmigrantes y refugiados llegan por Grecia e Italia.

- Judith Vonberg, Stephanie Halasz, Livia Borghese y Laura Perez Maestro, de CNN, contribuyeron a este reporte.