CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Oceanía

El arzobispo Wilson, el funcionario católico de más alto rango declarado culpable de encubrir abusos sexuales, evita ir a prisión

Por Lucie Morris-Marr

(CNN) — El funcionario católico de más alto rango condenado por encubrimiento de abuso sexual se libró de prisión y fue condenado a seis meses de detención domiciliaria en Australia, debido a su salud y edad.

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, fue declarado culpable en mayo de ocultar el abuso de monaguillos en la década de 1970 por el sacerdote pedófilo James Fletcher.

Wilson, de 67 años, quien se hizo a un lado de su puesto después de su condena, pero aún no ha renunciado, enfrenta una pena máxima de dos años en prisión.

LEE: Condenan a arzobispo por encubrir abuso sexual infantil de un sacerdote en Australia; es el más alto funcionario de la Iglesia en ser condenado

Es una condena histórica que podría tener implicaciones de gran alcance para otros miembros del clero ya que el escándalo de abuso sexual infantil sigue afectando globalmente a la Iglesia católica.

Tomando su decisión frente a un tribunal lleno en Newcastle, Nueva Gales del Sur, el magistrado Robert Stone le dio a Wilson una sentencia de 12 meses de prisión. Sin embargo, debido a su condición física, Stone dijo que a Wilson se le darían seis meses de detención en el hogar, seguido de seis meses de libertad condicional.

El magistrado Robert Stone le dijo a Wilson que la razón de su sentencia se debía a “la criminalidad de la ocultación” y al reconocimiento del “daño causado a la comunidad”.

El magistrado señaló durante su decisión que ahora había “mucha protesta pública” con respecto al encubrimiento de abuso infantil en la Iglesia católica y otros grupos religiosos.

“Por lo tanto, considero que es un asunto que debe considerarse serio”, dijo Stone. “Al ocultar el abuso, se demuestra que estás colocando las necesidades del perpetrador por encima del niño”.

Wilson no dijo nada al abandonar la corte, haciendo caso omiso de las reiteradas preguntas de los medios sobre si renunciaría o se disculparía con las víctimas.

Sin pena de privación de libertad

Al decir la sentencia, los sobrevivientes en la corte, incluidas las víctimas de Fletcher, murmuraron su frustración porque el arzobispo no fue enviado a prisión. “Básicamente es unas vacaciones”, dijo una mujer.

En declaraciones fuera de la corte, la víctima Peter Gogarty dijo que estaba “decepcionado de que no se tratara de una sentencia de prisión preventiva”, pero expresó su esperanza de que Wilson sea evaluado como inadecuado para la detención domiciliaria y termine tras rejas.

MIRA: Obispos chilenos ponen sus cargos a disposición del papa por escándalo de abusos sexuales

Habrá una audiencia el 14 de agosto para determinar si la detención domiciliaria es apropiada para Wilson y dónde podría quedarse, con la casa de su hermana planteada como una opción.

“Hemos hecho historia aquí en Australia, (este es) el más alto funcionario de la iglesia que alguna vez haya sido llevado rendir cuentas de lo que sabemos es un abuso sistemático de niños a nivel mundial y la ocultación de ese abuso”, dijo Gogarty. “Hemos hecho algo en Australia que nadie más ha podido resolver”.

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, deja el tribunal el 3 de julio de 2018 después de haber sido condenado a seis meses de detención domiciliaria por encubrir el abuso sexual de menores.

El arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, deja el tribunal el 3 de julio de 2018 después de haber sido condenado a seis meses de detención domiciliaria por encubrir el abuso sexual de menores.

CNN sabe por fuentes en Roma que el papa Francisco no le pedirá a Wilson, quien ha ocupado su puesto de alto rango durante 18 años, que renuncie hasta que se decida si apelará la sentencia.

Gogarty dijo que Wilson debería renunciar, y agregó que si no lo hace “entonces la Iglesia católica se convierte en un hazmerreír mayor de lo que ya lo es”.

Des Cahil, profesor en el Instituto de Tecnología Real de Melbourne y asesor de la Comisión Real Australiana sobre abuso infantil, dijo que Wilson había recibido una “sentencia justa e imparcial, dadas las circunstancias de que era un joven sacerdote en ese momento, muy influenciado por un clericalismo que dice que la ley eclesiástica prevalece sobre la ley penal”.

Otros defensores de las víctimas estaban menos entusiasmados. Chrissie Foster, quien se acredita haber ayudado a establecer la Comisión Real después de que dos de sus tres hijas fueran abusadas por un obispo de Melbourne, dijo que fue “escandaloso”: “Hoy la sociedad espera algo más que una palmada en la muñeca a quienes ayudaron a prolongar los crímenes sexuales del clero contra los niños”.

Mary-Jane Creigh, la hermana de Peter Creigh, la víctima que fue ignorada por Wilson en 1976, leyó una declaración de su hermano fuera de la corte ya que estaba demasiado enfermo para asistir. En ella, expresó su esperanza de que esta sentencia conduzca a más investigaciones sobre la Iglesia Católica, una “organización que ha traicionado a la sociedad en una escala muy grande”.

MIRA: El papa Francisco habla sobre la pedofilia y los abusos dentro de la Iglesia en nuevo documental

En una nota de prensa, la Conferencia de Obispos Católicos de Australia dijo que esperaba que “la sentencia de custodia de hoy traiga un sentido de paz y curación a los que fueron abusados por el difunto sacerdote James Fletcher”.

“La Iglesia ha realizado cambios sustanciales para asegurar que el abuso y el encubrimiento no sean parte de la vida católica y que los niños estén seguros en nuestras comunidades”, agregó.

La declaración no mencionó si Wilson debería renunciar a su puesto o si la Iglesia tomaría medidas adicionales contra él.

Abuso de poder

Wilson era un sacerdote asistente cuando Fletcher, un sacerdote católico con sede en Hunter Valley de Nueva Gales del Sur, abusó de monaguillos a mediados de la década de 1970.

El arzobispo no informó el abuso a las autoridades, lo que permitió a Fletcher permanecer en el clero y abusar de otros niños en los años siguientes.

Peter Gogarty, víctima del sacerdote pedófilo James Fletcher, dijo que estaba decepcionado porque el arzobispo Wilson no había recibido una sentencia de prisión.

Peter Gogarty, víctima del sacerdote pedófilo James Fletcher, dijo que estaba decepcionado porque el arzobispo Wilson no había recibido una sentencia de prisión.

Wilson y Fletcher se separaron después de 1976. Wilson comenzaría su ascenso a través de la jerarquía de la iglesia, culminando convirtiéndose en el arzobispo de Adelaide en 2001.

MIRA:El papa Francisco recibe a chilenos víctimas de abusos sexuales de Karadima

Fletcher nunca fue acusado de ninguna violación de la ley relacionada con su comportamiento en 1976. Sin embargo, en 2004, Fletcher fue declarado culpable de ocho cargos de abuso infantil y sentenciado a 10 años. Los ocho cargos fueron cometidos entre 1989 y 1991.

Fletcher murió en prisión en 2006, un año después de ser sentenciado a 10 años. Wilson fue acusado en 2015 por no informar sobre el abuso de Fletcher a la policía.

Comisión fundamental

En octubre, el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, emitirá una disculpa formal a las víctimas de abuso sexual infantil como parte de la respuesta del Gobierno a una investigación exhaustiva de cinco años sobre abuso infantil institucionalizado.

La Comisión Real para Respuestas Institucionales al Abuso Sexual Infantil publicó su informe final en diciembre pasado, describiendo un “grave fracaso” por parte de las instituciones de Australia para proteger a los niños víctimas y enumeró 409 recomendaciones.

El informe histórico estimó que decenas de miles de niños habían sido abusados en iglesias australianas, grupos de jóvenes, hogares de cuidado y escuelas, en lo que la comisión describió como una “tragedia nacional”.

En las últimas semanas, el papa Francisco ha dicho que se sentía avergonzado por el hecho de que la Iglesia no haya escuchado a las víctimas de abuso sexual infantil y ha pedido que se ponga fin a la cultura del abuso y el encubrimiento.