(CNN) - Más de 14.000 inmigrantes en todo el país se convirtieron en los ciudadanos más nuevos de Estados Unidos durante las ceremonias que se celebran en un momento de mayor retórica y políticas antiinmigrantes.

Las ceremonias emocionalmente cargadas, que típicamente ocurren en los días antes y después del Día de la Independencia, marcan el final de largos esfuerzos y la realización de sus sueños.

También coinciden con la política ampliamente condenada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de separar familias en la frontera.

LEE: 'Nos trataron como si fuéramos animales': Cartas desde el interior de un centro de detención de inmigrantes en Estados Unidos

Aún así, los nuevos ciudadanos se pusieron de pie para cantar el Himno Nacional. Leen en voz alta el Juramento de Lealtad, impreso en una pequeña tarjeta blanca en sus paquetes de ciudadanía. Y 140 palabras después, fueron ciudadanos naturalizados.

Estas son algunas de sus historias:

Anika Rieper, 44 (Alemania) - Pennsylvania

Anika Rieper

Anika Rieper

Me encantaría compartir mi historia sobre cómo me convertí en ciudadana estadounidense, pero debo advertirte que es una historia bastante aburrida. Me enamoré de un estadounidense y me mudé aquí. Finalmente nos casamos y he estado viviendo en EE.UU. durante casi 16 años. Pude haber solicitado la ciudadanía hace muchos años, pero dado que mi país de origen, Alemania, solo permite la doble ciudadanía con un permiso especial, no comencé todo el proceso hasta hace tres años.

Me siento muy estadounidense, pero también soy alemana. Soy una alemanidense (como se llama a los estadounidenses de origen alemán). Yo quería oficialmente formar parte de Estados Unidos, país al que llamo mi hogar.

Ser ciudadana estadounidense significa para mí que puedo hacer que mi voz se escuche al votar. Ese es el nivel práctico. En un nivel emocional, significa que estoy completamente comprometida con este país y su gente.

Creo que en materia de inmigración debemos recordar que Estados Unidos tenía fronteras casi abiertas hasta 1924. Mucha gente dirá que está en contra de la inmigración ilegal y que sus antepasados llegaron aquí legalmente.

Pero, realmente, las personas que vinieron aquí durante las primeras oleadas de inmigración tenían las mismas razones que las personas que vienen aquí ahora: buscar nuevas oportunidades, escapar de la pobreza, la persecución, el hambre, la muerte. La diferencia es que no puedes venir como pudiste hace 100 años. La otra diferencia es que la mayoría de los inmigrantes ilegales no son caucásicos. La gente tiene una sospecha innata hacia las personas que se ven diferentes y no son parte de su "tribu" o "grupo".

MIRA: La mitad de Estados Unidos cree que Donald Trump es racista. LA MITAD

Creo que personalmente nunca he encontrado ninguna animosidad hacia mí y mi nacionalidad, solo curiosidad. Pero soy caucásica y puedo pasar totalmente como estadounidense. La única vez que la gente me pregunta de dónde soy es cuando escuchan mi acento, me escuchan hablar alemán o cuando se preguntan sobre mi nombre.

En este momento, con la separación de los niños de sus padres en la frontera, las emociones se disparan y también hay mucha información errónea o distorsionada. Desafortunadamente, la mayoría de la gente tiene una opinión y busca solo la información que confirma dicha opinión. Entonces es muy difícil tener una discusión sobre el tema que sea racional y considere los hechos.

Sin embargo, separar a los niños de sus padres es cruel, y creo que va en contra de los valores estadounidenses... Debemos tomarnos en serio la reforma migratoria y pensar en diferentes enfoques que hagan justicia a los inmigrantes y al pueblo estadounidense, especialmente a los que se sienten amenazados por los inmigrantes ilegales.

Mame Fama Fall, 20 (Senegal) - Nueva York

Mame Fama Fall

Mame Fama Fall

Hasta el martes, mi número de extranjera me identificó como residente permanente. He estado viviendo en Estados Unidos desde que tenía 3 años. Este es el lugar que llamo hogar. No debería tener que preocuparme de que algún día me separe de mi familia y me envíen de vuelta a de donde vine. Nadie debería, de hecho. Al escuchar todas las políticas y pensamientos de Trump sobre los inmigrantes, mis padres sabían que teníamos que obtener nuestra ciudadanía lo antes posible.

El proceso de naturalización en sí no fue muy difícil, pero consumió mucho tiempo y me puso nerviosa. Recuerdo que pensé qué pasaría si no pasaba la prueba. ¿O qué pasa si algo sale mal con mi papeleo? Solicitarlo no siempre garantiza la ciudadanía.

Luego llegó el día de mi ceremonia. No me di cuenta de que era ciudadana hasta que recibí mi certificado. La sensación en sí misma era indescriptible. A partir de ese momento, supe que tenía la obligación de cumplir con mi país.

MIRA: Inmigrante de Guatemala en EE.UU.: "Mi esposo cambió y bañó a la nena y se la llevaron"

Ahora puedo ejercer todos los derechos que se ofrecen a los ciudadanos y ser parte de una gran nación. Sí, Estados Unidos no es perfecto, pero estoy muy agradecida de vivir en una tierra que ofrece tantas oportunidades.

Silvia Ramos, 30 (México) - Arizona

Silvia Ramos

Silvia Ramos

Convertirme en ciudadana estadounidense significa seguridad para mí y para mi familia. Significa oportunidades y un nuevo capítulo en mi vida.

Para mí, parece que me dieron una voz. Incluso como residente legal, nunca sentí que pudiera expresar mis convicciones tan libremente como lo hice en mi propio país y ahora puedo y lo haré. Quizás esta voz que ahora recibí podría ayudar a hacer cambios en el futuro para mis compañeros inmigrantes.

Valeriu Vasilescu, 37 (Rumanía) - Florida

Valeriu Vasilescu

Valeriu Vasilescu

Me llaman Val. Tengo 37 años y nací en Bucarest, Rumania. Ser un estadounidense es un sueño hecho realidad. Me estoy convirtiendo en una parte de la nación más grande y teniendo una voz para la libertad. Viví en Rumania mientras estaba bajo un estricto régimen comunista, por lo que la libertad era inexistente.

MIRA: Trump preguntó a sus asesores sobre invadir Venezuela

Me dijeron qué ponerme y qué decir, y prohibieron todo lo que fuera estadounidense. Pasar por esa experiencia me hace apreciar ser un estadounidense más de lo que podía expresar. Realmente estoy viviendo una vida de ensueño.

Me crié en Rumania. Mi madre era una primera bailarina. Ella escapó del comunismo. Pude ir a Grecia con ella. Más tarde buscó asilo político y pudimos venir a Estados Unidos con una tarjeta verde en 1990. Siempre pensé en lo maravilloso que era estar aquí y pude ver que tantas personas que se estaban convirtiendo en ciudadanos de alguna manera tenían ese resplandor sobre ellos.

Pasé por el proceso. Fue mucho más fácil de lo que pensaba. El proceso duró tres meses. Hice el juramento en Tampa (Florida) a fines de abril. Había personas de 47 países en una habitación.

Recuerdo la historia sobre la gente de América Central a la que se le negó la entrada a la frontera. Al ver tanto de eso, me siento afortunado de estar aquí. Lo que está pasando con el Gobierno de Trump ciertamente me hizo más consciente de lo importante que es para mí dar este paso y convertirme en ciudadano. Es la primera vez en mi vida que puedo celebrar el Día de la Independencia como ciudadano estadounidense.

Yesenia Gonzalez, 20 (México) - Mississippi

Yesenia González

Yesenia González

Estoy muy agradecida de haber tenido la oportunidad de convertirme en ciudadana del país que me acogió de niña, brindándome tantas oportunidades. Lo llamo oficialmente mío.

He estado en Estados Unidos más de la mitad de mi vida y ha sido mi refugio en los momentos más difíciles y también los más felices. Este país ha sido testigo de mis mayores logros: mi matrimonio y mis hijos.

MIRA: Marchan en EE.UU. contra las políticas sobre inmigración del gobierno de Trump

Veo mucho odio hacia los inmigrantes. Quien tenga la oportunidad de hacerlo, espero que todos se conviertan en ciudadanos y representen a la comunidad hispana. Mucha gente se está convirtiendo en ciudadanos estadounidenses. Estoy tan contenta de que la gente esté dando este paso. Ahora podemos votar. Ojalá pudiera haber hecho esto antes.

Ser estadounidense significa que ahora tengo derechos pero también responsabilidades. Tengo la libertad de perseguir lo que Estados Unidos defiende: la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Seré leal al país que me ha dado tanto y agradezco a mi padrastro y a mi madre por traernos a este gran país. Mi país. Estamos muy felices.