Nota del editor: Jill Filipovic es una periodista con sede en Nueva York y Nairobi, Kenia, y autora del libro "The H-Spot: The Feminist Pursuit of Happiness". Síguela en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivas de la autora.

(CNN) - "Díganle a la gente que no vengan a nuestro país de manera ilegal", fue el comentario del presidente Donald Trump a los periodistas cuando subió un avión a Europa el martes. "Esa es la solución. No vengan ilegalmente a nuestro país. Vengan como lo hacen otras personas. Vengan legalmente".

¿A qué estaba respondiendo?

Una revisión rápida, primero, no sea que nos permitamos adormecernos ante el horror de lo que la administración Trump ha hecho en la frontera. Tomó la decisión estratégica y cruel de separar a los niños, incluidos los bebés, de sus padres, la mayoría de los cuales llegaron a la frontera desde países de América Central buscando asilo, y luego utilizó esos niños robados para influir en esos padres para que rescindan cualquier solicitud de asilo y regresen a casa, y para desanimar a los futuros migrantes.

MIRA: "Ha sido un caos", explica abogado de inmigración sobre reunificaciones

Ahora, bajo la presión de los tribunales, las autoridades luchan por reunir a las familias separadas y, oops, resultó que no tenían un sistema de seguimiento funcional, por lo que no pueden determinar fácilmente qué niños pertenecen a qué padres. Es un choque de trenes colosal, sin precedentes en la memoria reciente, y con consecuencias nefastas: niños asustados atrapados en jaulas, padres desesperados y aterrorizados que no saben cuándo ni dónde volverán a ver a sus hijos e hijas.

En lugar de asumir la responsabilidad, Trump y sus asesores han esquivado y desviado, primero culpando a los demócratas por la política (con la que no tenían nada que ver) y ahora fijando el problema en un nuevo chivo expiatorio: los padres. Un tribunal federal ordenó a la administración reunificar a los padres y niños menores de 5 años para el martes. El Gobierno no puede; es tal el nivel de caos que no vana poder cumplir con la fecha límite.

Y todo lo que Trump puede decir es: "No vengas ilegalmente a nuestro país. Ven como lo hacen otras personas. Ven legalmente".

Es un buen pensamiento y un poderoso punto de discusión. Desafortunadamente, no es tan fácil. Estados Unidos, un país de más de 328 millones de personas, permite ingresar a menos de 200.000 inmigrantes legales de México cada año. Muchos más quieren venir, ya sea porque huyen de la violencia o porque están escapando de la aplastante pobreza y esperan trabajar por una vida razonable.

Estados Unidos otorga estatus legal a poco más de 23.000 personas procedentes de El Salvador; de Guatemala y Honduras, se trata de 13.000 de cada nación (las últimas estadísticas disponibles del Departamento de Seguridad Nacional son de 2016).

Todos estos países están plagados de violencia de pandillas, y donde los miembros de grupos vulnerables son objetivos principales. Los hombres gays, las lesbianas y las personas transgénero enfrentan a veces violencia y discriminación mortales, mientras que las mujeres que son abusadas por sus esposos o novios encuentran poca protección de la policía (un problema a menudo exacerbado si su pareja es miembro de una pandilla).

Viven con miedo.

MIRA: Gobierno de EE.UU. defiende la gestión del Servicio de Inmigración y Aduanas

"Ven aquí legalmente" suena bastante simple, pero no dejamos entrar a la abrumadora mayoría de las personas que quieren venir aquí legalmente. Y entonces las personas toman riesgos calculados.

¿Sabes qué? Prácticamente nadie cruza el desierto con un niño o niños asustados por diversión o incluso por avaricia. Cuando hablamos de inmigrantes como hordas sin rostro o como insectos que "infestan" a nuestro país, es muy fácil olvidar que son simplemente seres humanos que no tienen la misma buena suerte que los estadounidenses tuvieron al nacer aquí.

Estados Unidos está lejos de ser un lugar perfecto, pero el derecho a viajar que los estadounidenses dan por hecho, el derecho a cruzar tantas fronteras del mundo, habilitado simplemente por un pasaporte estadounidense al que tenemos derecho por la aleatoriedad de nacimiento, es un sueño lejano para la mayor parte del mundo.

Y la mayoría de las personas en el mundo son como tú y como yo: prefieren quedarse cerca de casa si es seguro y si podemos alimentar a nuestras familias. Salvo eso, haremos cualquier cosa para proteger a nuestros seres queridos.

Después de todo, ¿qué harías si fueras una madre en El Salvador, sabiendo que la violencia de pandillas podría reclamar la vida de tu hija en cualquier momento? ¿Te gustaría ir a un lugar mejor? ¿Más seguro?

MIRA: 11 niños guatemaltecos finalmente se reencuentran con sus padres tras ser separados en la frontera de EE.UU.

¿Qué harías si fueras un padre en Honduras y te acostaras todas las noches sintiendo el fracaso por los hambrientos estómagos de tus hijos y sabiendo que todavía no habrá opciones cuando te despiertes? ¿Si fueras una mujer trans en Guatemala, temerosa de que cada paso fuera fuera el último y la policía no te protegiera? ¿De veras dependerías únicamente de los estrechos canales legales, sabiendo que las posibilidades de obtener un estatus legal en los Estados Unidos en cualquier momento de la próxima década son mínimos o nulos?

¿O huirías, soportando penurias que los estadounidenses cómodos y principalmente bien protegidos ni siquiera pueden imaginar, y te dirigirás a un país que ha albergado a personas como tú desde que nació?

Los seres humanos no corren el gran riesgo de la migración por diversión. Si el Gobierno de Trump quiere que los inmigrantes vengan legalmente, sin duda puede hacerlo más fácil para ellos, y especialmente para los solicitantes de asilo. En cambio, lo ha hecho más difícil, dejando a la gente desesperada con pocas opciones. Imagina lo que es para ellos.

Y, por cierto, son personas, no hordas, no insectos, no "ilegales". Simplemente seres humanos, como tú y yo, sin la seguridad y la estabilidad que muchos de nosotros suponemos. Somos afortunados de que nuestros dólares valgan algo; que las personas gays y lesbianas aquí, al menos, disfrutan de protecciones legales básicas (si no de seguridad total y completa); que no hemos tenido una guerra en nuestras costas; que la violencia de las pandillas, aunque es un problema grave, no es una amenaza generalizada y endémica en todos los rincones de la nación.

Somos una nación de abundancia (también de gran desigualdad, un problema reparable). Podemos ser una nación de gran humanidad, y debemos elegir extender esa humanidad a los seres humanos vulnerables que necesitan una mano, no un muro de separación.