(CNN) – Después de la impactante rueda de prensa que el presidente de EE.UU. Donald Trump dio este lunes junto al mandatario de Rusia Vladimir Putin, algunos miembros del Congreso –incluyendo poderoso republicanos– repudiaron rápidamente el desempeño de Trump en el escenario mundial, así como su negativa de señalar a Putin por la interferencia en las elecciones de 2016.

El presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, refutó varios de los comentarios hechos por Trump durante conversación la conferencia de prensa en Helsinki. Y, respaldó especialmente la conclusión a la que llegó la comunidad de inteligencia estadounidense frente a que Rusia sí se entrometió en las elecciones presidenciales de EE.UU.de 2016.

“No hay duda de que Rusia interfirió en nuestra elección y todavía continúa en sus intentos por socavar la democracia aquí y en todo el mundo”, aseveró Ryan, republicano de Wisconsin, en un comunicado. “Ese no es solo el hallazgo de la comunidad de inteligencia estadounidense sino también de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes”, apuntó.

En ese sentido, prosiguió: “El presidente debe entender que Rusia no es nuestro aliado. No existe una equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia, que sigue siendo hostil a nuestros valores e ideales más básicos. Estados Unidos debe centrarse en responsabilizar a Rusia y ponerle fin a sus viles ataques contra la democracia”.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, habló brevemente con periodistas este lunes y manifestó su apoyo a la comunidad de inteligencia del país.

“Lo he dicho varias veces y lo vuelvo a decir: los rusos no son nuestros amigos y creo por completo en la evaluación de nuestra comunidad de inteligencia”, aseguró el republicano por Kentucky. Sin embargo, no respondió una pregunta sobre si le diría a Trump que no estaba de acuerdo con él.

El senador John McCain, republicano por Arizona que ha criticado constantemente a Trump, señaló que los comentarios del mandatario fueron “una de las actuaciones más vergonzosas por parte de un presidente estadounidense de las que se tenga memoria”.

En la misma línea, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Bob Corker, dijo que Trump “nos hizo quedar como unos pusilánimes” y que Putin probablemente estaba comiendo caviar en el avión de regreso a casa.

“Estaba muy decepcionado y entristecido por la equivalencia que planteó entre ellos (las agencias de inteligencia de Estados Unidos) y lo que decía Putin”, afirmó Corker, republicano de Tennessee quien no busca la reelección.

Los comentarios de Trump, que parecían ambiguos con la negación de Putin sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016 y la evaluación de la comunidad de inteligencia estadounidense, fueron evocados ampliamente en una corriente intensa de críticas. El senador republicano Ben Sasse emitió una feroz declaración minutos después de la conferencia de prensa.

Sasse reprochó la declaración de Trump acerca de los dos países eran “responsables” por la relación deteriorada entre Estados Unidos y Rusia.

“Esto es extraño y totalmente equivocado. Estados Unidos no tiene la culpa. Estados Unidos quiere una buena relación con el pueblo ruso, pero Vladimir Putin y sus matones son responsables de la agresión al estilo soviético”, aseveró Sasse en el comunicado. “Cuando el presidente juega con estas equivalencias morales, le da a Putin una victoria propagandística que necesita desesperadamente”, concluyó.

Algunos republicanos están “profundamente preocupados” por Trump

Algunos republicanos, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado – incluso algunos que son considerados aliados del presidente–, expresaron en las horas siguientes a la conferencia de prensa que estaban preocupados por lo que escucharon este lunes.

“La cumbre del presidente en Helsinki debió ser un intento por enfrentar la agresión rusa, la piratería y la intromisión electoral”, dijo en un tuit el senador Tim Scott, republicano por Carolina del Sur. “Rusia no es un amigo ni un aliado. Como estadounidenses, defendemos nuestros intereses y valores en el exterior, pero temo que hoy eso fue un paso atrás”, concluyó.

“Como miembro de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara, estoy profundamente preocupada por la defensa que hizo el presidente Trump a favor de Putin y contra las agencias de inteligencia de EE.UU., así como su sugerencia de equivalencia moral entre EE.UU. y Rusia. Rusia representa una grave amenaza para nuestra seguridad nacional”, tuiteó a la representante Liz Cheney, republicana de Wyoming.

El representante Trey Gowdy, republicano por Carolina del Sur quien estuvo entre los miembros de ese partido que encabezaron la audiencia partidista del agente del FBI Peter Strzok de la semana pasada, dejó claro este lunes que no veía a Rusia como un aliado de Estados Unidos.

“Estoy seguro de que el exdirector de la CIA y actual secretario de Estado Mike Pompeo, DNI Dan Coats, la embajadora Nikki Haley, el director del FBI Chris Wray, el secretario de Justicia Jeff Sessions y otros podrán comunicarle al presidente que es posible concluir que Rusia interfirió en nuestra elección en 2016 sin deslegitimar su éxito electoral”, sostuvo Gowdy en un comunicado.

Demócratas indignados

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, aseguró que Trump “tomó la palabra de la KGB por encima de los hombres y mujeres de la CIA”. Y llamó a los republicanos a pronunciarse.

“En toda la historia de nuestro país, los estadounidenses nunca han visto a un presidente de Estados Unidos apoyar a un adversario de su nación de la manera en que el presidente Trump apoyó al presidente Putin”, sostuvo el demócrata por Nueva York en una conferencia de prensa.

El vicepresidente de la Comisión de Inteligencia del Senado, Mark Warner, demócrata por Virginia, tuiteó: “Que el presidente se ponga de lado a Putin por encima de sus propios funcionarios de inteligencia y culpe a Estados Unidos por el ataque de Rusia contra nuestra democracia es una desgracias completa”.

La senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, aseveró que Trump avergonzó a los Estados Unidos.

“Una vez más, @realDonaldTrump toma el escenario internacional para avergonzar a Estados Unidos, socavar nuestras instituciones, debilitar nuestras alianzas y abrazar a un dictador. Rusia interfirió en nuestras elecciones y atacó a nuestra democracia. Putin debe ser considerado responsable, no ser recompensado. Deshonroso”. Tuiteó Warren

Ted Barrett, Jim Acosta, Manu Raju, Eli Watkins, Sunlen Serfaty y Jeremy Herb, todos de CNN, contribuyeron a este informe.