(CNN Español) - El expresidente de Uruguay y senador por el partido Político Frente Amplio, José Mujica, se unió a las críticas por la violencia en Nicaragua. "Quienes ayer fueron revolucionarios perdieron el sentido de la vida. Hay momentos que hay que decir 'Me voy'", dijo en el Senado este martes.

El Senado de Uruguay aprobó este martes una declaración que "exige al Gobierno de Nicaragua el cese inmediato de la violencia contra el pueblo nicaragüense". Además, expresó "su enérgica condena a todos los actos de violencia y violaciones a los derechos humanos".

ESPECIAL: crisis en Nicaragua

Durante el debate en el Senado sobre esta declaración, José Mujica, conocido líder de izquierdas en América Latina, tomó la palabra para expresar su pesar por la situación de Nicaragua, que este miércoles cumple tres meses.

El expresidente de Uruguay José Mujica en una imagen de archivo durante un acto de la campaña electoral de Chile en apoyo del candidato Alejandro Guiller en 2017. (Crédito: CLAUDIO REYES/AFP/Getty Images)

El expresidente de Uruguay José Mujica en una imagen de archivo durante un acto de la campaña electoral de Chile en apoyo del candidato Alejandro Guiller en 2017. (Crédito: CLAUDIO REYES/AFP/Getty Images)

"Me siento mal porque conozco gente tan vieja como yo. Porque recuerdo nombres y compañeros que se dejaron la vida en Nicaragua, peleando por un sueño", lamentó.

El expresidente dijo sentir que le habían pedido que intercediera con el papa Francisco para que hiciera algo, pero que había dicho que no. "Me han dicho de un lado y del otro y siento que algo que fue un sueño se desvía. Cae en la autocracia", dijo durante su tiempo de palabra.

Condena unánime a la situación en Nicaragua

El Gobierno de Nicaragua tilda de "derecha golpista" a quienes se levantaron en contra de Daniel Ortega. Sin embargo, ya son varios los nombres de izquierdas de todo el mundo que se han pronunciado en contra de la violencia de los paramilitares en el país.

MIRA:Nicaragua: ¿cuánta gente ha muerto en la violencia?

La escritora y exguerrillera sandinista nicaragüense Gioconda Belli ha condenado en varias ocasiones las acciones del Gobierno. "Gente buena y trabajadora ahora son terroristas cuyas barricadas están siendo atacadas con armas de guerra", lamentó en Twitter el pasado domingo.

También ha expresado sus críticas al presidente Ortega y la vicepresidenta, Rosario Murillo (y esposa de éste).

Desde España, el grupo político Podemos (de izquierda) lanzó un comunicado en mayo exigiendo una investigación sobre lo que estaba ocurriendo, cuando aún la cifra de muertos no había superado el centenar. Ahora, el Gobierno cifra en 53 los fallecidos en los choques, mientras que organizaciones de derechos humanos hablan de casi 300 muertos.

MIRA: ¿Quién manda en Nicaragua?

La condena por lo que está sucediendo en Nicaragua está siendo unánime. Más de una decena de países de América, así como la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, y han expresado su temor por la violencia e instado al Gobierno a reiniciar los diálogos con los movimientos antigubernamentales. También la ONU se ha pronunciado al respecto, ofreciéndose para mediar en el conflicto y presionando para que cese la violencia.

Sobre este pronunciamiento del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el Gobierno de Nicaragua emitió este martes un comunicado de protesta asegurando que las declaraciones de la ONU "los convierte en cómplices de las acciones que grupos terroristas han llevado a cabo" y hablando de "manipulaciones".