(CNN) - La maestra de Chicago Kimber Bermúdez estaba en un vuelo a la Florida para visitar a sus padres cuando un pasajero le preguntó amistosamente qué hacía para ganarse la vida.

Ella le dijo que era maestra y que le encantaba su trabajo enseñando a sus alumnos de primer grado en la escuela charter Carlos Fuentes.

MIRA: Una tormenta arruinó su boda en la playa. Entonces esta desconocida salvó el día

Casi la mitad de los estudiantes en su escuela tienen habilidades limitadas de inglés y el 87% están clasificados como de bajos ingresos. Pero ella le habló al hombre sobre la comunidad unida en la escuela y cómo alivia algunas de las cargas al proporcionar desayuno y almuerzo gratis y programas después de la escuela.

"Me conocen como una habladora", dijo Bermúdez a CNN. "Siempre soy yo la que empieza a hablar con cualquiera. Esa es mi personalidad".

Otros estaban escuchando

El hombre le pidió la información de contacto de su trabajo porque a su compañía le gusta hacer donaciones a escuelas como la suya.

Lo que Bermúdez no se dio cuenta fue que los demás estaban escuchando. Sintió un golpe en el hombro del hombre sentado detrás de ella.

"Lo gracioso fue que el hombre se disculpó conmigo por escuchar mi conversación", dijo. "Me di cuenta de que tenía dinero en la mano y no sabía lo que quería que hiciera con él"

MIRA: Así funciona la primera escuela para alumnos transgénero en Chile

Él le dijo que "hiciera algo increíble con eso".

Bermúdez no contó el dinero de inmediato, pero vio un billete de 100 dólares y rompió a llorar.

"Mis padres siempre me enseñaron a no contar el dinero delante de las personas porque es grosero", dijo.

Más tarde, se dio cuenta de que él le había dado 500 dólares.

Bermúdez no contó el dinero hasta que bajó del avión.

Bermúdez no contó el dinero hasta que bajó del avión.

Desconocidos donaron lo que podían

Cuando el avión aterrizó, dos hombres más le dijeron que habían escuchado lo que dijo y que querían ayudar, contó Bermúdez.

El hombre sentado frente a ella le dio 20 dólares y un hombre otros diez. Era todo el efectivo que tenían en sus billeteras.

Bermúdez dijo que no estaba pidiendo donaciones, por lo que la generosidad la tomó por sorpresa.

Bermúdez dice que no sabe quiénes eran los hombres en el avión, pero publicó la historia en Facebook porque merecían ser reconocidos por su amabilidad.

MIRA: Shakira: "Buscamos que en el 2030 toda la población infantil tenga educación"

Ella dijo que le encantaría encontrarlos y agradecerles personalmente.

Bermúdez planea usar el dinero para comprar libros en español e inglés y más material de clase.

Una portavoz de Aceo Schools Chicago dijo a CNN que han recibido otros 1.500 dólares en donaciones de personas que han escuchado la historia.

Si reciben suficiente dinero, Bermúdez espera que puedan comprar el equipo de patio de recreo para la escuela.

- María Santana y Marlena Baldacci de CNN y Jennifer Henderson de HLN contribuyeron a esta historia.